Casillas: "Nunca bajo la cabeza para que me entierren"

James vuelve a trabajar con el grupo y apunta a la final

La Prensa mundial alucina con la gran exhibición ante el Cruz Azul: "El ciclón Madrid"

Sergio Ramos estará en la final

deportes

| 17.12.2014 - 13:12 h
REDACCIÓN

Iker Casillas, capitán del Real Madrid, volvió a ser decisivo en una gran competición, deteniendo un penalti a Cruz Azul en la semifinal de un Mundial de Clubes, y con una brillante actuación tras la que aseguró que "nunca" baja la cabeza para que le "entierren" sus críticos.

Casillas volvió a sonreír, a sentirse protagonista de un triunfo importante del Real Madrid que le da acceso a la final del único título que falta en sus vitrinas. "Nunca bajo la cabeza para que me entierren, ni ahora saco pecho. Me dedico a trabajar y a tratar de hacerlo bien", aseguró a FIFA.

"NON TENGO QUE REIVINDICARME DE NADA"

"Yo creo que no hay que reivindicarse de nada, mi trayectoria está ahí. A base de partidos espero volver a conseguir mi confianza, que es lo que más ilusión me hace. Me siento en un buen momento", añadió. Casillas fue clave para evitar la reacción del conjunto mexicano Cruz Azul deteniendo un penalti a Gustavo Torrado y salvando un mano a mano con el delantero argentino Mariano Pavone.

"Con un 2-1 puede que hubiéramos visto otro partido. Un portero siempre está ahí intentando ayudar a su equipo en momentos así. Tuve fortuna adivinando el lanzamiento y estoy contento porque el equipo pudo estar tranquilo y ganar fácilmente después", dijo. El portero madridista tiene un reto, conseguir el título que le falta en su larga carrera repleta de éxitos con el Real Madrid y la selección española.

"Hace 14 años jugué este torneo pero no conseguí ganarlo. Espero ganar el título ahora porque sería otra foto para la historia, para el Real Madrid y a nivel individual. Todo lo que sea sumar alegrías a este club es una satisfacción máxima para un jugador", concluyó.

JAMES APUNTA A LA FINAL

El colombiano James Rodríguez trabajó al mismo ritmo que sus compañeros en el entrenamiento que el Real Madrid realizó este miércoles en los campos anexos al Grand Stade de Marraquech, donde entrenó con los suplentes madridistas con sesión de recuperación para titulares.

Los futbolistas del Real Madrid que este martes golearon al Cruz Azul mexicano en las semifinales del Mundial de Clubes, salvo el capitán Iker Casillas, se quedaron en su cuartel general, el lujoso hotel Four Seasons, donde recibieron masaje para recuperarse del esfuerzo realizado.

De esta forma los jugadores que pisaron el césped para realizar trabajo de campo fueron el francés Raphael Varane, que jugó los últimos 25 minutos de la semifinal por la sobrecarga muscular de Sergio Ramos, el alemán Sami Khedira, que reapareció dos semanas después del fuerte golpe en la cabeza que se llevó en Copa del Rey, más Álvaro Arbeloa, Nacho Fernández, el portugués Fabio Coentrao, Álvaro Medrán, el mexicano 'Chicharito' Hernández, James y Jesé Rodríguez, quien volvió a tener minutos de Carlo Ancelotti.

SERGIO RAMOS ESTARÁ EN LA FINAL

Sergio Ramos, segundo capitán del Real Madrid, tiene buenas sensaciones horas después de sufrir una sobrecarga muscular en la parte posterior del muslo izquierdo ante el Cruz Azul y está convencido de que podrá jugar la final del Mundial de Clubes, tras marcar en semifinales.

Ramos se puso en manos de los fisioterapeutas del club en una mañana en la que no abandonó el cuartel general del Real Madrid en Marraquech. Según informaron a Efe fuentes del club madridista, sus sensaciones no han podido ser más positivas y el técnico Carlo Ancelotti ya conoce su evolución favorable.

El segundo capitán madridista colgó una imagen en sus redes sociales disfrutando del jacuzzi del Hotel Four Seasons junto al portugués Pepe y al alemán Toni Kroos después de ser tratado por los médicos. Este miércoles tiene descanso absoluto y en función de su evolución pisará el césped el jueves, o realizará trabajo a menor ritmo en solitario.

La mañana para los titulares del Real Madrid ante Cruz Azul mexicano fue relajada en su hotel de concentración. Salvo Iker Casillas, que sí entrenó con los suplentes, y Ramos, que no tocó balón, los otros nueve titulares se divirtieron jugando partidos de 'futvoley', soltaron piernas en las bicicletas estáticas y realizaron estiramientos para recuperar del cansancio del encuentro de anoche.