Casillas, la leyenda y la encrucijada de Courtois

Iker continua en busca de la 'Décima' y Thibaut la 'Primera'

El equipo de más pegada ante el menos goleado

Kuipers, un árbitro con el que Real Madrid y Atlético no han ganado nunca

deportes

| 22.05.2014 - Actualizado: 22:43 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

A la exitosa carrera de Iker Casillas le quedan pocas metas por alcanzar. Ganador de todo lo ganable, su siguiente reto es dar al madridismo la ansiada Décima Copa de Europa, su tercera, la que reconoce le hace más ilusión en el año que menos partidos disputó pero en la que siguió batiendo récords.

Doce años han pasado desde las lágrimas de Casillas en la Novena hasta la oportunidad de ganar la Décima. Con 20 años se disfrazó de héroe en Glasgow, suplente en aquella final ante el Leverkusen de la que acabó siendo protagonista con el inicio de su leyenda de paradas salvadoras que le convirtieron en el Santo del madridismo.

DE SUPLENTE A TITULAR

Si hace doce años fue suplente de César Sánchez por una decisión difícil de asumir de Vicente del Bosque, siempre titular en la travesía hasta que irrumpió la pasada temporada José Mourinho y un pulso personal, ahora Iker llega como titular en Liga de Campeones pero en la temporada que menos partidos ha disputado.

Carlo Ancelotti llegó al Real Madrid y se encontró un problema en la portería. Decidió lo más conveniente para devolver la paz al vestuario. Premió a Diego López con la Liga y a Casillas le entregó la Copa del Rey y la Liga de Campeones. Ganó la primera y está a puertas de hacerlo en la segunda tras disputar 23 partidos en los que encajó once tantos (0,4 goles por partido).

La falta de continuidad entre sus apariciones no afectó a su rendimiento. Un golazo intrascendente del holandés Klaas-Jan Huntelaar en la goleada del Real Madrid en la ida de octavos de final de Liga de Campeones (1-6), zanjó una nueva marca de Casillas en su carrera: 952 minutos sin encajar un gol. En el camino alemán a la final, se tambaleó tan solo en Dortmund antes de sacarse una espina en Múnich, con su primer triunfo en un terreno maldito como el Allianz Arena, y dejando su portería a cero en semifinales ante el Bayern.

PORTERO 'CHAMPIONS'

Es el portero de la actual edición de Champions que más intervenciones realiza (41) y es el más laureado que saltará al estadio de la Luz en Lisboa con dos Copas de Europa en sus bolsillos, cinco Ligas, dos Copas del Rey, cuatro Supercopas de España, una de Europa y una Intercontinental.

Será su partido 142 en la competición más prestigiosa a nivel de clubes. Ya es el futbolista con más partidos del Real Madrid en Liga de Campeones y una auténtica bestia negra del Atlético. Los éxitos rojiblancos no se han producido con Casillas en la portería como rival.

No jugó la final de Copa del Rey de la pasada temporada ni en esta Liga. Enlaza once triunfos consecutivos ante el equipo vecino y tan solo perdió un derbi madrileño de 27 disputados y lo hizo saltando con el partido condicionado por la expulsión del argentino Bizarri en su primera aparición en un duelo que ha marcado por sus intervenciones.

Una imagen se dibuja en los sueños de Casillas, levantando al cielo de Lisboa la deseada Décima Copa de Europa. El premio a un equipo y una generación será también un guiño personal cuando más lo necesita el capitán, que confiesa que es el título que más ilusión le hace de todos los que ya ha podido ganar con el Real Madrid.

Durante la temporada jugó al despiste con su futuro. Dejó entrever que meditaría una salida cuando le costó digerir la decisión de Ancelotti a su llegada y ahora, tras comprobar que nada afectó a su titularidad en la selección española para el Mundial de Brasil, asegura que su intención es seguir haciendo historia como madridista. Su leyenda continua con un nuevo reto que conquistar que engrandezca un mito.

LA ENCRUCIJADA DE COURTOIS

Con 22 años, cumplidos el pasado 11 de mayo, el belga Thibaut Courtois, premio Zamora al arquero menos goleado en España en los dos últimos cursos, acaba de ganar la liga con el Atlético de Madrid, puede vencer la Copa de Europa y ha sido campeón de la Europa League y Supercopa de Europa en 2012 y de la Copa del Rey en 2013.

Su aportación para tanto éxito rojiblanco ha sido fundamental y pocos dudan de que es ya uno de los mejores porteros del mundo, sino el mejor. El Atlético lo ha disfrutado durante tres campañas y todo hacía indicar no hace mucho que continuaría a préstamo un año más, pero la situación parece haber dado un vuelco en las últimas semanas.

Concretamente desde el enfrentamiento en las semifinales de la Liga de campeones con el club propietario de sus derechos, el Chelsea de José Mourinho, a quien el Atlético sonrojó en la ronda previa a la final.

No era la primera vez que lo hacía. El Atlético de Courtois le endosó un imponente 4-1 en Mónaco en agosto de 2012, aunque el equipo inglés no estaba entrenado entonces por Mourinho, sino por Roberto Di Matteo.

La lesión de Cech en el partido de ida de este año en el Vicente Calderón y la prodigiosa actuación de Thibaut en la vuelta en Stamford Bridge han provocado un viraje en las conversaciones entre ambos clubes. "La próxima semana anunciaré mi futuro", llegó a decir el cancerbero en el Camp Nou después de empatar a uno ante el Barcelona en la ida de los cuartos de final de la 'champions'.

Todos pensaron que lo que iba a comunicar era su continuidad en Madrid una temporada más. Sin embargo, no hubo tal mensaje. Courtois ha cambiado ahora de discurso y cuando se le pregunta si seguirá en la capital de España responde que podría ser, pero que no lo sabe.

Miguel Ángel Gil Marín desveló hace tres días que el cancerbero recibió la llamada de Mourinho antes del partido de los colchoneros en el Camp Nou y, probablemente, haya sido para reclamar su presencia la próxima temporada en Londres. Por eso, es muy probable que esté viviendo sus últimos días en el Atlético, a pesar de que si por él fuese permanecería en Madrid.

Porque Courtois sabe que en el Atlético tiene asegurada la titularidad, certeza que no mantiene si se marcha al Chelsea. Y con el Atlético lo ha ganado casi todo, que será todo si levanta la Copa de Europa en Lisboa.