Casillas: "El Bernabéu es nuestra fortaleza para llegar lejos en Champions"

"Daremos todo por llegar a Berlín. Tenemos equipo para repetir el éxito del año pasado"

El esloveno Skomina arbitrará el Real Madrid-Schalke

Sergio Ramos vuelve al grupo y podría ser convocado contra el Schalke

deportes

| 08.03.2015 - 17:11 h
REDACCIÓN

Iker Casillas levantó la Décima tras la final de Lisboa de la temporada pasada. El capitán del Real Madrid espera repetir este año en Berlín. En una entrevista a los medios oficiales de la UEFA, Casillas analizó en la web del Real Madrid la situación del equipo en la presente edición de la Copa de Europa: "El Bernabéu tiene que ser nuestra fortaleza para llegar lejos en la Champions".

Para todo el mundo ligado al Real Madrid, la pasada Liga de Campeones fue una experiencia increíble. ¿Qué sientes al recordar aquella final de Lisboa en la que ganasteis la Décima?

Creo que será recordada por la intensidad del partido y los nervios que soportaron todos los madridistas. Fue un gran sufrimiento que culminó levantando la Décima, nuestra décima Copa de Europa.

Nadie ha ganado dos veces seguidas el título desde el Milan en 1990. ¿Crees que el Real Madrid puede hacer historia y revalidar el trofeo esta temporada?

El único equipo que lo puede hacer es el Real Madrid, porque ganamos el año pasado. Sabemos que será muy complicado pero lucharemos por conseguirlo. Somos ambiciosos, con una mezcla de juventud y experiencia, ¿por qué no?

El año pasado jugamos contra equipos que nos habían causado muchos problemas en ediciones anteriores y fuimos capaces de hacer un buen fútbol e ir hasta la final. Lo daremos todo por llegar a Berlín. Tenemos el equipo para hacerlo y espero que podamos repetir el éxito del año pasado.

¿Cuál será la clave para que el Real Madrid se convierta en el primer conjunto en retener la Champions League?

Tener hambre, como ahora. Tenemos el deseo y un equipo fuerte lleno de experiencia, del año pasado y de anteriores. Tenemos además la experiencia de tres semifinales en las que estuvimos muy cerca pero no alcanzamos la final. Ahora somos más maduros y las cosas han ido mejor. Si jugamos bien en el Bernabéu y hacemos que sea nuestra fortaleza, fuera de casa, jugando como el año pasado, tendremos la oportunidad de llegar lejos.

Ganaste tus dos primeras Champions League al poco de comenzar tu carrera, cuando tenías 19 y 21 años. ¿Estos 12 años de espera hicieron el éxito de la temporada pasada más especial?

Ganar la Copa de Europa con 19 o 21 años y ganarla después de mucho tiempo es bastante diferente. Seguro que los madridistas tienen recuerdos distintos de estos trofeos. Recuerdo el 3-0 contra el Valencia en París, en un partido en el que fuimos superiores en todas las facetas a pesar de no ser los favoritos antes del encuentro.

En Glasgow sufrimos un poco más, pero nos las arreglamos para ganar 2-1. En Lisboa necesitamos empatar al final para forzar la prórroga y ahí fuimos claramente superiores.

Debutaste en la Champions League con 18 años. ¿Qué significa para ti esta competición?

Recuerdo mi primer partido, que fue en Grecia contra el Olympiacos y acabó 3-3. Fue un partido complicado. El nuevo formato de la Champions no lleva mucho tiempo y soy uno de esos jugadores que ha tenido la suerte de crecer con ella. Siempre me alegra ver que las estadísticas de mi carrera están ligadas a esta fantástica competición.

Aunque has jugado casi 150 partidos de Champions League, ¿qué sientes al escuchar el himno de la competición?

Esta competición es diferente. Para los madridistas lo es todo. Representa un periodo en el que el Real Madrid era el rey de Europa y todavía hoy lo somos por el palmarés. La gente cambia cuando se trata de la Champions League y se emociona al ver una competición tan bonita como esta.

¿Cuáles son los primeros recuerdos viendo la Champions League en televisión?

Me acuerdo muy bien de la final en Barcelona entre el Manchester United y el Bayern. Fue un partido inolvidable. Por supuesto que disfruté viendo otras finales como la del Real Madrid en 1998 o cuando el Borussia ganó a la Juventus en 1997. Siempre disfruto viendo fútbol. Cuando tengo tiempo, me gusta ver viejas finales.

Has estado en el Real Madrid toda tu carrera. ¿Qué significa el club para ti?

Me siento muy orgulloso. No es fácil. Por el Real Madrid han pasado muchos jugadores y de calidad, los mejores. Cuando llevas 16 temporadas en el club quiere decir que has tenido que hacer las cosas bien para mantenerte y continuar aquí.

La exigencia siempre es máxima. Estoy agradecido a este club por darme la posibilidad de ganar trofeos como la Champions League o la Liga y de acudir a mi selección, porque el Real Madrid es un excelente trampolín.

Juegas con Cristiano Ronaldo y le ves todos los días entrenando. ¿Qué crees que le hace especial y por qué está tan bien adaptado al Real Madrid?

Cuando Cristiano se unió a nosotros procedente del Manchester, uno de los clubes más grandes, con todo el respeto dio ese paso final que los mejores deben dar. Cuando vino aprendió rápidamente que esto no es lo mismo que en Inglaterra.

La gente espera más de ti. Quieren que te involucres. Ha disfrutado de temporadas sensacionales, mejorando como jugador. Al final, nos hemos convertido en un equipo muy fuerte, consistente y organizado. Le ayudamos en todo lo que podemos y él hace lo mismo por nosotros.

Toni Kroos ha recibido muchos elogios en sus seis primeros meses en el Real Madrid. Háblanos sobre su impacto.

Esta temporada algunos jugadores importantes dejaron el club y otros nuevos vinieron y se han convertido en piezas cruciales de la plantilla enseguida, como James y Kroos. La estadísticas están ahí para demostrarlo. Kroos se encuentra cómodo con el balón, le gusta organizar el juego, es rápido y joven, así que creo que el Real Madrid tomó una gran decisión fichándolo.

¿Cómo describirías tu estilo como portero?

Soy ágil y tengo rápidos reflejos. He visto vídeos de Arconada y me identifico con él, aunque tenga pocos recuerdos suyos. Creo que dejó de jugar cuando yo tenía 4 ó 5 años, pero sus recuerdos proceden de mis padres, tíos y abuelos.

¿Crees que los porteros reciben el prestigio que merecen?

No, porque no somos tratados como jugadores de campo. Para que un portero sea considerado entre los tres o cuatro mejores jugadores del año tiene que haber tenido una temporada sensacional y ganado varios trofeos, mientras que a lo mejor para otros jugadores no es así. Tan importante es un gol como hacer una parada.

¿Quién es tu portero favorito de todos los tiempos y por qué?

Peter Schmeichel. Crecí cuando él jugaba. Recuerdo vagamente la Eurocopa de 1992, cuando Dinamarca fue invitada en el último momento y los futbolistas estaban de vacaciones. Schmeichel jugó un torneo fantástico. Ahí fue cuando comencé a seguir su carrera. En el Manchester era un portero modélico.

¿Quién ha sido la mayor influencia en tu desarrollo como portero?

Me ayudó mucho que Buffon empezara su carrera tan joven. Es tres años mayor que yo y, cuando debutó en 1998, había un grupo de jóvenes porteros, entre los que me encontraba yo junto a Landreau y Frey, que veníamos detrás.

Si ves a un portero joven en el Parma empezando a jugar para Italia porque los entrenadores confían en él, eso te hace ver que tú también puedes hacerlo. Nuestras carreras han sido parecidas porque yo también debuté muy joven y aún seguimos. Tenemos una amistad de hace muchos años.

Jugaste tu primera final de Champions en 2000, con 19 años. Describe aquella final, cómo fue ganarla y las emociones que viviste.

Fue un año difícil. La única forma de jugar la siguiente Champions era ganándola. Eliminamos al Manchester United y al Bayern, los finalistas del año anterior. No éramos favoritos, lo era el Valencia porque estaba jugando un gran fútbol, pero aquel día acusaron la presión. Aseguramos el triunfo con un 3-0 jugando un fútbol excelente y ganamos la Octava.

Mirando atrás, en la final de 2002, ¿qué sentiste cuando calentaste para saltar al campo?

Aquel año fue diferente porque había dejado de jugar dos meses antes por decisión del técnico, Vicente del Bosque. Cuando vi que César se lesionó, muchos pensamientos pasaron por mi cabeza. Tuve un escalofrío, había jugado sólo dos o tres veces en los dos meses anteriores.

Estaba ansioso porque los alemanes estaban empezando a presionarnos. Sufrimos mucho pero nos las arreglamos para mantener el resultado. Tengo muy buenos recuerdos. Fue un punto de inflexión en mi carrera.

Casi todo el mundo recuerda aquella final por el maravilloso gol de Zidane. Sin embargo, hiciste varias paradas cruciales. ¿Cómo analizarías tu aportación?

Bueno, no fueron paradas espectaculares. Una fue un cabezazo que se dirigía hacia la esquina. Fueron reflejos, una reacción rápida. Los alemanes nos presionaron en los últimos minutos. Hice tres o cuatro paradas que no fueron espectaculares pero cumplieron su trabajo. Nos ayudaron a alcanzar nuestro objetivo.

De todos los compañeros que has tenido, ¿a quiénes incluirías en tu quinteto ideal?

He tenido la suerte de jugar con muchos buenos jugadores. Redondo en el año 2000 era increíble. Fernando Hierro, Roberto Carlos, Figo, Raúl, Beckham, Guti, Ronaldo, Zidane… Y de ahora Cristiano, Benzema, Sergio Ramos… No puedes elegir sólo a cinco. Incluso si me dejaras elegir a once no sabría a quién elegir.