Carlos Sainz: "Este año tendré los puntos que el año pasado no tuve por fiabilidad"

"Si Verstappen es el nuevo Senna, me va a ir muy bien como le gane"

"McLaren está tan mal que en poco tiempo puede conseguir mucho"

Carlos Sainz junior

deportes

| 26.01.2016 - 16:17 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El piloto español de Fórmula Uno Carlos Sainz (Toro Rosso) espera tener en la nueva temporada los puntos que el año pasado no tuvo por problemas de fiabilidad, con siete abandonos por problemas mecánicos en diecinueve carreras, y se pone como objetivo a largo plazo llegar a la escudería Red Bull.

"Estoy convencido de que este año poco a poco me devolverán los puntos que perdí el año pasado, el tiempo pone a todo el mundo en su sitio", aseguró Sainz a pregunta de EFE durante un encuentro con varios medios informativos que tuvo lugar este martes

SIETE ABANDONOS

Para el piloto madrileño su trabajo durante la temporada pasada no se corresponde con los 18 puntos obtenidos al final del curso. "Una temporada de 'rookie' (debutante) con siete abandonos no la han tenido muchos, y que aún así te digan que has tenido un buen año es aún más difícil", apuntó.

"El año pasado no tuve lo que me merecía", agregó el piloto de Toro Rosso, que se ve "reforzado" por estadísticas como la que le coloca como segundo piloto con más adelantamientos del campeonato (45, solo cuatro menos que su compañero holandés Max Verstappen, que adelantó 49 veces) y por el reconocimiento tanto de pilotos consagrados como de los dirigentes de Red Bull.

"Cuando oyes a gente como Sebastian Vettel (Ferrari), Fernando Alonso (McLaren) o Daniel Ricciardo (Red Bull) decir las cosas que dijeron de mí, campeones como ellos... Da vergüenza, pero te sientes halagado y orgulloso, y piensas que has cumplido y has logrado crear esa buena impresión que querías. Lo mismo cuando oyes a Christian Horner (jefe de equipo de Red Bull) o Helmut Marko (asesor de la escudería austríaca)", dijo.

Sainz apuntó a la próxima temporada como un hito "muy importante" en su carrera, la primera en la que repetirá categoría a sus 21 años (hará 22 en septiembre), lo que le va a permitir contar con "más experiencia" pero también con "más presión", y en la que prefiere esperar al inicio de campaña para ver cuáles serán sus objetivos.

"El año pasado fue en Australia donde vimos donde estábamos, y este año será igual. A lo mejor en lugar de Q3 y puntos como el año pasado, puede ser estar este año entre los ocho primeros entre clasificación y carrera", apreció.

CON MOTOR FERRARI

En esta campaña Toro Rosso -la hermana pequeña de la escudería austríaca que defienden Sainz y Verstappen- contará con un motor Ferrari en lugar del Renault que llevaron la pasada campaña. Carlos espera "no sufrir tanto en carrera" con mayor potencia.

Competirá de nuevo con junto al precoz piloto holandés Max Verstappen (18 años), con quien asegura tiene "una rivalidad sana" y "productiva", y se toma "con filosofía" la mayor repercusión mediática internacional que tiene su compañero.

"Cuando Max realiza un adelantamiento se habla más de ello. Luego miras mis adelantamientos y no veo tanta diferencia. Yo he hecho muchas cosas buenas y espectaculares que no salen por la tele, pero que el equipo las ve", aseguró Sainz, que quiere convertir esta presión en positiva para mejorar individualmente.

En su balance del curso pasado, Carlos Sainz separa la primera mitad del curso, en la que se centró en tomar experiencia y acumular rodaje, y una segunda en la que decidió ser "más agresivo" y "asumir riesgos", como en Singapur o Austin (Estados Unidos).

"Para mí el piloto perfecto es aquel que sabe ser agresivo cuando toca ser agresivo y tranquilo cuando hay que serlo. Y en eso me voy a basar este año también", agregó el piloto madrileño, que recordó las carreras de Hungría y Austin como sus peores momentos.

HUNGRÍA, EL MOMENTO MÁS DURO

"Un momento duro fue Hungría, iba a terminar quinto, en una carrera con millones de problemas y me tuve que retirar, con la repercusión que podía haber tenido un cuarto o un quinto. En Austin, aunque terminé séptimo, si cuentas los segundos que perdí en una parada y que salí último de la parrilla por un error en clasificación, fue un fin de semana duro", reconoció.

El piloto madrileño, hijo del bicampeón de rallys Carlos Sainz, explicó que para esta primera temporada en la elite de la alta velocidad acordó con su padre que diera "un paso atrás" en el contacto con el equipo.

"Acordamos entre él y yo que diera un pasito para atrás en cuanto al contacto conmigo, con el equipo (...) Pensamos qué imagen quería dar en la Fórmula Uno y para mí tiene todo el sentido. Obviamente, yo quiero seguir teniendo sus consejos, él siempre va a estar ahí, pero para el día a día es normal que tenga esa individualidad para aprender y poder llegar a ser un campeón", explicó.

Carlos Sainz tiene en la 'hoja de ruta' de su carrera llegar a competir con Red Bull. Para ello quiere "impresionar de verdad" a los dirigentes de la escudería con sus actuaciones para poder dar el salto en el futuro. "El objetivo real e ideal es acabar en Red Bull, firmaría si fuera en 2017", sentenció.