Benítez responde a los agravios con un triunfo histórico para el Chelsea

Benítez iguala a Trapattoni

deportes

| 16.05.2013 - 12:27 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Rafa Benítez se despide este domingo como entrenador del Chelsea tras medio año de complicada relación con la afición "blue", repleto de agravios, que culmina con la conquista histórica de la Liga Europa por parte del club inglés.

"Perfeccionista" y creador de una "una manera de ganar" son algunos de los elogios que dedica hoy la prensa británica a Benítez, que ha soportado cinco ofensas hasta conseguir, si no el cariño de la afición, al menos su respeto.

El madrileño, de 53 años, llegó a Stamford Bridge el 21 de noviembre tras la destitución del italiano Roberto di Matteo después de que los "blues" cayeran eliminados en la fase de grupos de la 'Champions', que ganaron en la temporada anterior.

Su presentación como entrenador "interino" fue la bienvenida del Chelsea a Benítez, que mostró su malestar meses después por el calificativo que se le dedicó desde la directiva del club que posee el magnate ruso Roman Abrámovich.

DESAIRES Y APOYOS

El desaire generó el apoyo a Benítez de un compañero de la Premier, el español Roberto Martínez, actualmente a cargo del banquillo del Wigan, que subrayó que "nunca había visto" que un equipo nombrara a un entrenador "interino" para gran parte de una temporada.

Tras el accidentado inicio llegó el contacto con la afición del Chelsea, que dejó clara su preferencia por el portugués José Mourinho, que entrenó al conjunto londinense entre 2004 y 2007, y nunca le ha perdonado haber dirigido al Liverpool.

La racha de cuatro partidos sin ganar que acumularon los "blues" tras el descanso de Navidad avivaron los abucheos de una parte de la afición hacia Benítez, que explicó que los malos resultados eran fruto de la "mala fortuna" y los "errores en defensa".

La tensión estalló a finales de febrero con unas polémicas declaraciones del madrileño sobre su malestar en Old Trafford que matizó en 24 horas para aclarar que su relación con Abramóvich era "excelente".

"Si quieren culparme por todo lo que está mal para luego decir que pusieron un interino por si acaso... bien, es su decisión", dijo entonces. Molesto con la directiva y vapuleado por la afición, a Rafa Benítez aún le quedaba por enfrentarse a la vieja guardia del Chelsea.

ENFRENTAMIENTO CON TERRY

Pese a que siempre negó que se produjeran disputas con sus jugadores, la prensa británica aseguró en marzo que el madrileño se enfrentó al inglés John Terry durante un entrenamiento y también se desmarcó de la opinión general cuando defendió públicamente a Fernando Torres de las críticas por sus escasos goles.

El Chelsea volvió a ganar pero su entrenador aún tenía nuevas ofensas que encajar, la cuarta de la temporada, que llegó de manos de un viejo enemigo, Alex Ferguson.

El histórico entrenador del Manchester United, con el que Benítez ha mantenido una relación complicada, negó el saludo al madrileño antes de un partido, acusación que Ferguson rechazó por considerarla un "sinsentido".

Pero poco a poco el entrenador "blue" devolvió al Chelsea a puestos europeos en la Premier League y la afición comenzó a relajarse mientras el foco se centraba en los rumores que llegaban desde Madrid sobre su sucesión.

El técnico español, Rafael Benítez, igualó al italiano Giovanni Trapattoni como los dos únicos técnicos en conquistar la Liga Europa, antiguamente Copa de la UEFA, con dos equipos distintos.

Trapattoni, que acumula en su palmarés tres Copas de la UEFA, las reparte entre dos equipos: con el Juventus (1977 y 1983) y con el Inter (1981).

"Sé que algún día volveré porque el fútbol inglés significa mucho para mí", dijo José Mourinho en enero, unas declaraciones que acompañó tras la eliminación de los blancos en la semifinal de la Liga de Campeones al declarar que quiere estar "donde se le quiera".

La posible vuelta del portugués se convirtió en pregunta habitual para Benítez en las ruedas de prensa, otro elemento molesto en su medio año en el club londinense que zanjó a principios de mayo, cuando habló del llamado "Special One".

"El próximo año habrá otro entrenador. Creo que todo el mundo sabe quién estará aquí", respondió el madrileño, que ha visto muchas pancartas a favor de Mourinho en las gradas de Stamford Bridge.

Benítez dejó de buscar el apoyo de la afición y consiguió los objetivos marcados por Abramóvich tras su incorporación: prácticamente clasificarse para la 'Champions', que Torres marque y además ha hecho historia dentro del club al conseguir la primera Liga Europa del Chelsea.