Armstrong: "Si regresara a 1995, volvería a doparme"

"Ahora, en 2015, no tendría necesidad"

deportes

| 26.01.2015 - 23:59 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El exciclista estadounidense Lance Armstrong ha asegurado que no habría tenido que recurrir al dopaje en la situación actual y que lo que ocurrió durante su carrera deportiva debe ser visto en el contexto de la época, por lo que si regresase a 1995 "probablemente" lo volvería a hacer.

"Si estuviese corriendo en 2015 no lo haría de nuevo porque no tendría necesidad", señaló en una entrevista este lunes a la cadena británica BBC. El texano explicó que en su época recurrir a sustancias dopantes era una dinámica habitual. "Si me llevasen de nuevo a 1995, cuando el dopaje era completamente dominante, probablemente lo volvería a hacer", apuntó el norteamericano.

"LA CAÍDA HA SIDO DURA"

En su primera entrevista en televisión desde que confesó el uso de sustancias prohibidas ante la periodista estadounidense Oprah Winfrey, hace un año, el exciclista relató que su "caída" desde entonces ha sido "dura". "Querría cambiar al hombre que hizo aquellas cosas. Quizás no su decisión, pero sí el modo como actuó", sostuvo el estadounidense.

"Cuando tomé aquella decisión, cuando mi equipo tomó esa decisión, cuando el pelotón al completo tomó aquella decisión, fue una mala decisión y en un momento inoportuno. Pero ocurrió", se lamentó el exciclista.

Cuestionado sobre cuándo llegará el momento en el que se pueda reincorporar con normalidad a la vida pública, Armstrong señaló: "De forma egoísta, diría que se está acercando ese momento".

"Pero eso lo digo yo, y mi palabra ya no cuenta. Lo que importa es lo que la gente piense colectivamente, ya sea la comunidad ciclista o la comunidad del cáncer", dijo.

Armstrong, que pretende volver a competir en un deporte a "nivel elevado", admitió que su comportamiento hacia algunas personas durante su carrera fue "inaceptable e inexcusable".

Armstrong, superviviente de cáncer cuando tenía 25 años y héroe para millones de personas, fue despojado de sus siete victorias en el Tour de Francia y suspendido de por vida de la competición en 2012 por la Agencia Antidopaje de Estados Unidos después de que le acusase en un informe de una de las tramas de dopaje "más sofisticadas" de la historia del deporte.