Ancelotti, el pacificador que se convirtió en hombre de la Décima

Del Bosque: "Ancelotti ha dejado huella; Rafa está entre los grandes"

Berlusconi espera que Galliani "pueda convencer" a Ancelotti para volver al Milan

Ancelotti se hará abonado del Madrid y acudirá al Bernabéu

El agente de Carlo Ancelotti, Ernesto Bronzetti: "Benítez será al 99% el entrenador del Real Madrid"

Paul Clement, entrenador ayudante de Ancelotti, fichará por el Derby County

Sergio Ramos y Ancelotti

deportes

| 26.05.2015 - 10:05 h
REDACCIÓN

Carlo Ancelotti se marcha del Real Madrid como un señor, con la elegancia de su llegada intacta cuando fue elegido como el pacificador que calmase las consecuencias del terremoto José Mourinho y que acabó convirtiéndose en el hombre de la Décima Copa de Europa con un gran gusto por el fútbol.

"Este entrenador (Ancelotti) y esta plantilla han hecho un fútbol maravilloso y para algunos ha sido el mejor de la historia del club". Esta frase la pronunció Florentino Pérez el pasado 12 de marzo cuando salió a desmentir informaciones que cuestionaban la continuidad del técnico italiano. Apenas dos meses y medio después, en el mismo lugar y atril, el máximo mandatario del club blanco habló de "un nuevo impulso" para justificar su decisión.

DOS TÍTULOS EN LA TEMPORADA 2014-2015

No fueron válidas la conquista de la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes, pobre balance de una temporada sin títulos grandes con el listón marcado lo más alto posible desde que en Lisboa se proclamó campeón de Europa el Real Madrid de Ancelotti.

Se marcha dejando huella el técnico italiano, que respondió a las expectativas de diplomacia de su figura y buenos resultados, conquistando cuatro de los nueve títulos que disputó, aunque marcado por dos Ligas que dejó escapar en sus últimos compases.

En un vestuario desgastado por el pulso con el portugués José Mourinho y hasta enfrentado entre varios jugadores, entró Ancelotti como el pacificador. Pronto fue vínculo de unión del grupo, con un saber hacer en el manejo de las estrellas que de inicio fue elogiado y al final criticado por la ausencia de mano dura.

Eso no se podía esperar de Carletto, que ha demostrado estas dos temporadas ser un hombre de fútbol y de club, saber perfectamente en las buenas y las malas el terreno que pisaba, comedido en el éxito y esperanzado en el fracaso de que tuviesen más peso aspectos de su trabajo por encima de los resultados.

El "fútbol ofensivo y espectacular" que prometió Ancelotti el 26 de junio de 2013, el día que cumplía su gran sueño de dirigir al Real Madrid, lo intentó llevar a cambio con una modificación del estilo que encontró. Poco a poco cambió la mentalidad de sus jugadores para ser protagonistas de cada partido teniendo la posesión de la pelota, para ejecutarla con un toque rápido y vertical.

La conquista de la Copa del Rey y la ansiada Décima Copa de Europa en su primera temporada le asentaron en el club. Siempre con buen talante ante los medios de comunicación, con capacidad para gestionar un vestuario de estrellas y tener a todas contentas acoplando un sistema a sus virtudes.

El 4-3-3 fue su gran apuesta para juntar en ataque a Cristiano Ronaldo, Gareth Bale y Karim Benzema, sus "indiscutibles" que acabaron desgastados físicamente o lesionados a la hora de la verdad, cuando se decidían todos los títulos en su segundo año.

Lo comenzó conquistando la Supercopa de Europa con exhibición ante el Sevilla, ganando el Mundial de Clubes sin rival el día que plasmó un récord histórico con 22 triunfos consecutivos en encuentros oficiales.

Sin embargo, el desplome sufrido en 2015, la mala gestión de las rotaciones y el desgaste le dejaron señalado. Eliminación a las primeras de cambio ante el Atlético de Madrid en Copa del Rey, malos resultados en gran parte de los duelos grandes de la Liga y la estocada final en semifinales de Liga de Campeones ante una Juventus que se señalaba como la "cenicienta" del sorteo.

Así llegó un despido tan esperado por todos como incomprendido. Con el apoyo total de la plantilla y de gran mayoría de aficionados, como reflejan las encuestas. No habrá un tercer año para Ancelotti que se marcha con elegancia, dejando su huella imborrable en el Real Madrid y convertido para siempre en el hombre de la Décima.

DEL BOSQUE: "ANCELOTTI HA DEJADO HUELLA"

Vicente del Bosque, seleccionador español, valoró con su discreción habitual asuntos relacionados con el Real Madrid, como el despido del italiano Carlo Ancelotti, de quien aseguró "ha dejado huella en el fútbol español", y el interés del club por Rafa Benítez, que para él está "entre los grandes del mundo".

Del Bosque fue preguntado en tres ocasiones por el Real Madrid, tras facilitar la lista de convocados de la selección española para los partidos ante Costa Rica y Bielorrusia. Sin querer entrar en profundidad, dejó ver su opinión sobre la destitución de Ancelotti y el interés de su exequipo por Rafa Benítez.

"En lo personal como en lo profesional ha sido un hombre que ha dejado huella en el fútbol español", respondió sobre Ancelotti sin valorar su destitución. "Soy el menos indicado para hacerlo, es una decisión de un club", dijo. Benítez fue su segundo en el Real Madrid en el inicio de una carrera repleta de éxitos. "No es una decisión mía, pero Rafa está entre los grandes entrenadores del mundo", valoró.