Alonso, quinto en el último entreno previo a la Indy 500

"Estoy extremadamente feliz con este coche"

Fernando Alonso

deportes

| 26.05.2017 - 21:08 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Fernando Alonso (McLaren Andretti-Honda) ha finalizado quinto en el último entrenamiento previo a las 500 Millas de Indianápolis, prueba que se disputa este domingo, después de haber logrado buenas sensaciones en su último contacto con el mítico óvalo del Motor Speedway (Tennessee).

El bicampeón del mundo de Fórmula 1 alcanzó las 226,608 millas por hora (365 km/h) en una sesión llamada 'Carb Day' en la que solo rodó 32 vueltas con el objetivo de hacer las últimas probaturas y terminar de poner a punto su monoplaza para la cita histórica de este domingo.

CASTRONEVES, EL MAS RÁPIDO

El asturiano, que se ha adaptado muy bien a la Indy, intentará sacar el máximo partido a su McLaren Andretti, un coche que se ha adaptado de buena manera al asfalto estadounidense. Alonso terminó a 0,13 segundos del líder, el veterano Helio Castroneves.

El piloto brasileño, de 42 años, fue el más rápido en detener el reloj gracias a una excepcional recta final. Castroneves, que rodó a 365,92 km/horas terminó por delante del japonés Takuma Sato, y de su compatriota Tony Kanaan; mientras que el también español Oriol Serviá acabó decimoséptimo a 0,42 segundos.

"ESTOY EXTREMADAMENTE FELIZ CON ESTE COCHE"

"Estoy extremadamente feliz con este coche", afirmó el ovetense al término de la sesión este viernes. "He sentido un coche suave, estoy muy contento con el rendimiento y creo que hemos hecho un buen trabajo estos días", manifestó Alonso nada más abandonar la pista.

El bicampeón del mundo, que destacó "todo" lo que ha "aprendido" estas semanas respecto a la Indy 500, logró el quinto mejor tiempo en el último entreno previo a la competición. Alonso demostró su buena adaptación al mítico óvalo del circuito estadounidense de Motor Speedway (Tennessee).