Alerta defensiva en España

Diez tantos encajados en sus últimos cuatro partidos mundialistas

Reina se ausenta del entrenamiento por molestias cervicales

deportes

| 18.06.2018 - Actualizado: 10:35 h

Efe

El debut con empate contra Portugal rearmó a la selección española en casi todos los sentidos, pero encendió de nuevo la alerta defensiva, con diez tantos encajados en sus últimos cuatro partidos mundialistas, en contraste con los dos únicos que recibió cuando fue campeón del mundo en 2010.

Un penalti en el minuto 2, transformado por Cristiano Ronaldo; un tiro desde el borde del área cerca del descanso del mismo jugador, que se le escapó a David de Gea, y una falta directa con la misma firma hicieron vulnerable atrás a España en su estreno, también con dos contragolpes que Gonçalo Guedes erró en la culminación.

ANTE IRÁN Y MARRUECOS

Mientras aguarda los dos compromisos siguientes frente a Irán y Marruecos, es un dato llamativo para España, que en el recorrido de los dos últimos años, desde la Eurocopa 2016 hasta ahora, sólo había recibido tres tantos en un solo encuentro, el amistoso contra Rusia del 14 de noviembre de 2017 (3-3). Por contra, ha resuelto sin un solo daño en su portería once de sus 21 choques más recientes.

También sobresale en cuanto a sus últimos cuatro partidos en un Mundial. Entre los tres duelos disputados en Brasil 2014, con las derrotas ante Holanda (1-5) y Chile (2-0) y la victoria frente a Australia (3-0), y el jugado hasta ahora en Rusia 2018, España ha encajado diez tantos en sus últimos cuatro encuentros en el torneo.

ANTECEDENTES

Un aviso indiscutible en una competición en la que es un aspecto fundamental para cualquier equipo que pretende ser campeón, como lo fue en el Mundial de Suráfrica 2010 para España, que sorteó la fase de grupos con apenas dos goles en contra, el 0-1 que recibió en la derrota ante Suiza y el 2-1 con el que se impuso después a Chile.

Entonces, España completó su éxito con cinco de sus partidos con la portería a cero, incluidas todas las eliminatorias, ganadas por la mínima: 1-0 a Portugal en los octavos de final, 0-1 a Paraguay en cuartos, 1-0 a Alemania en las semifinales y 0-1 a Holanda en la final ganada en la prórroga en el Soccer City de Johannesburgo.

LA DEFENSA

Es la referencia indudable para España. No sólo fue su mejor Mundial por desarrollo y, sobre todo, por desenlace, lo que cuenta al final de todo el torneo, sino también por el rendimiento defensivo sobre el que sustentó su triunfo final, entonces con una zaga formada por Sergio Ramos, Gerard Piqué, Carles Puyol y Joan Capdevila, de la que siguen aún en la selección los dos primeros.

La historia también habla de la transcendencia defensiva de cada campeón. En el fútbol moderno, en los últimos seis Mundiales, ningún ganador del torneo superó los cuatro goles en contra. Ni Alemania, con cuatro en 2014; ni España, con dos en 2010; ni Italia, con dos en 2006; ni Brasil, con cuatro en 2002; ni Francia, con dos en 1998; ni Brasil, ganadora en Estados Unidos 1994 con tres goles recibidos.

Antes sí hubo campeones del mundo con registros defensivos más altos, por encima de todos la Alemania que triunfó en Suiza 1954 con 14 goles en contra, ocho en un mismo partido -la derrota por 8-3 frente a Hungría-, pero también con 25 tantos a favor, o la Brasil de 1970 que se impuso en el torneo con siete goles encajados; otros tiempos incomparables con el presente y los sistemas actuales.