92-76. Actuación de ensueño de Doncic contra el Fuenlabrada

23 puntos, 11 asistencias y 4 rebotes del base esloveno para mantener al Real Madrid como líder

Doncic: "Ha sido mi mejor partido en la Liga ACB"

Laso: "La obligación de Luka Doncic es ser cada día un poco mejor"

Cuspinera: "Hemos respetado demasiado al Real Madrid en algunos momentos"

deportes

| 04.12.2016 - 16:03 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El joven esloveno de 17 años Luka Doncic, que rompió sus récords personales en anotación con 23 puntos, 11 asistencias y 34 de valoración, en la Liga Endesa, fue el encargado de amenizar con su actuación una tranquila victoria del Real Madrid sobre el Montakit Fuenlabrada por 92-76.

Un 8-0 de salida antes de los tres minutos de juego, con el capitán Felipe Reyes intentando dos intentos de triple, sentaron las bases de un partido en el que en este escaso tiempo se corroboró fehacientemente las diferencias existentes entre el líder de la competición y el penúltimo clasificado.

RUDY, DE BASE

Así las cosas y después de que el marcador también se hiciera eco de ese gran espacio entre ambos equipos, 14-5 (min.5), Pablo Laso se permitió hacer distintas pruebas, jugando con Rudy Fernández de base los últimos minutos del periodo, que finalizó con un claro 23-12.

En el segundo acto, Jaycee Carroll y Luka Doncic fueron los protagonistas. El estadounidense haciendo lo que mejor sabe hacer, anotar puntos y si es desde el triple, mejor; y el esloveno demostrando su progresión y el daño que puede producir un base de más de dos metros con su movilidad.

Doncic fue una pesadilla con sus penetraciones en transición, pese a los intentos de los vecinos del sur de Madrid por hacer una defensa efectiva sobre el joven base y sobre el resto de sus compañeros.

PAUNIC Y DIAGNÉ, LOS MEJORES DEL 'FUENLA'

Con Ivan Paunic y Moussa Diagné, quizá los dos mejores bastiones del Montakit Fuenlabrada, ahogados por la defensa madridista, el equipo de Jota Cuspinera se tuvo que ir reinventando sobre la marcha para no descolgarse exageradamente del marcador. Xavi Rey, primero, y el mexicano Pako Cruz después, fueron los timoneles de esa nave que no quiso naufragar antes de tiempo. Al descanso, el 47-32 fue fiel reflejo de lo acontecido.

Jonas Maciulis volvió a ser importante en la reanudación del partido, como lo fue en el inicio, gracias a su trabajo defensivo y a su acierto en el tiro, mientras que el Real Madrid siguió hurgando en la herida fuenlabreña con Doncic. Con la victoria salvaguardada por diferencias siempre superiores a los diez puntos, 62-47 (min.27), el partido fue languideciendo por la falta de emoción.

Solo alguna acción individual, como una maravillosa puerta atrás de Doncic o un mate en alley-oop tras contraataque del gran protagonista del partido, el joven base esloveno, amenizaron el tránsito hasta el final del partido. Al término del tercer cuarto se llegó con triple en el último segundo al tablero desde la línea de banda, esta vez a cargo de Rudy (71-51).

El último cuarto fue un mero intercambio de canastas sin mayor historia -incluso Othello Hunter intentó un lanzamiento triple- hasta el 92-76 definitivo.

FICHA TÉCNICA:

Real Madrid (23+24+24+21): Doncic (23), Maciulis (8), Reyes (5), Ayón (6) y Llull (5) -equipo inicial-, Randolph (4), Rudy (9), Carroll (12), Nocioni (1), Hunter (8), Taylor (6) y Suárez (5).

Montakit Fuenlabrada (12+20+19+25): Hakanson (6), Llorca (6), Wear (6), Diagné (2) y Paunic (4) -equipo inicial-, O'Leary (5), Rupnik (10), Sekulic (9), Cruz (7), Smits (5) y Rey (16).

Árbitros: Carlos Peruga, Carlos Sánchez y Rafael Serrano. Sin eliminados

Incidencias: Partido correspondiente a la undécima jornada de la Liga Endesa disputado en el Palacio de Deportes de Madrid ante 8.412 espectadores. Antes del partido se guardó un minuto de silencio por las víctimas del accidente aéreo sufrido en Colombia por el avión que transportaba al club de fútbol brasileño Chapecoense, y en el que fallecieron 71 personas