91-78. Carroll se exhibe para decidir ante el Barça

Un último cuarto colosal, incluido un parcial de 14-0 para romper el partido. Carroll, con 26 puntos, imparable

Carroll: "Me he divertido; hay que disfrutar los días así"

Juan Carlos Navarro: "El criterio no fue el mismo para los dos"

Hezonja: "Siempre nos pasa lo mismo, es una vergüenza"

El líder Unicaja resiste las embestidas del 'matagigantes' Estudiantes de la Liga (78-85)

deportes

| 13.04.2015 - Actualizado: 12:37 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Jaycee Carroll, autor de 19 puntos en el último cuarto, decidió el clásico Real Madrid-Barcelona por una diferencia mayor de lo esperado, 91-78, y amplía a 4-2 la ventaja del Madrid en el sexto enfrentamiento de la temporada entre ambos.

Los clásicos no entienden de fechas, trascendencia, lesiones o cualquier otra circunstancia. Y ambos equipos lo plasmaron en la cancha desde el primer minuto.

PUGNA AYÓN-TOMIC

Quizá el Real Madrid era el que más se jugaba por aquello de mantener la distancia con el líder, Unicaja, y seguir dependiendo de si mismo para finalizar la Liga regular en el primer puesto y, haciendo una proyección en el desarrollo de los playoffs, evitar un enfrentamiento con el Barcelona antes de tiempo (en semifinales).

Ante Tomic y Gustavo Ayón elevaron el listón en la lucha bajo los aros, pero todos evidenciaron ganas. El Madrid comenzó mejor, más centrado, 6-0 (min. 1,30) pero el equipo azulgrana no dio un paso atrás y se refugió en el triple para no perder comba en el luminoso.

A tirones, con defensas guerreras, con tensión, con fallos y aciertos, con pasión finalizó el primer cuarto favorable a los locales, 26-20.

La ausencia de Ioannis Bourousis, por molestias en la rodilla, y de Marcus Slaughter, baja de última hora por una gastroenteritis, dejó al Madrid un tanto desguarnecido en la posición de pívot. Las dos faltas de Ayón en el primer cuarto tampoco ayudaron mucho, así que Pablo Laso decidió hacer de la carencia virtud y mediado el segundo cuarto, pese a buenos minutos de Salah Mejri, decidió jugar con Felipe Reyes y cuatro pequeños.

Esta variante táctica, pensada para un lapso de tiempo muy pequeño, se le atragantó al Barcelona y el Madrid acabó el cuarto jugando con muy pocos centímetros en pista. Reservando al pívot mexicano para momentos más calientes del partido.

DEFENSA SOBRE NAVARRO

El Barcelona no asimiló bien esta disposición y no supo aprovechar su mayor altura. Sólo Tomic, el mejor azulgrana con diferencia, supo anotar y asistir con solvencia.

Otro acierto del Madrid fue no variar su idea inicial de forzar en la defensa de Navarro y de los exteriores en general, taponando una fuente de puntos que los de Xavi Pascual echaron en falta.

El inicio del tercer cuarto fue más táctico, con ataques más largos y el Barcelona se fue acercando en el marcador hasta ponerse por delante, por primera vez en el partido, con un 52-53 (min.27,15).

Llegó el turno de los triples, poco activos en el partido, con Carroll, dos seguidos de Hezonja, Llull y Navarro, sin fallo de por medio, con lo que el tercer cuarto finalizó con 61-63.

Satoransky cogió el testigo y dos triples suyos desatascaron a un Barcelona que comenzó a sentirse más cómodo por delante en el luminoso hasta que Carroll, con otro triple, cimentó la recuperación madridista, 75-71 (34,30).

El escolta estadounidense con una 'bombita' y una bandeja puso el 79-71 a falta de poco más de cuatro minutos, dejando el camino expedito hacia la victoria, que él mismo se encargó de remachar con un triple que subió el 82-71 a falta de tres minuto y medio. Diez puntos seguidos de un sublime Carroll.

Una zona de Laso y la catarata de puntos de Carroll, 19 puntos en el último cuarto, acabaron de sentenciar el clásico por 91-78, una diferencia demasiado abultada.