80-66. Un Madrid cada vez más coral suma ante el Cantú su tercera victoria

deportes

| 02.11.2012 - 16:08 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Un Real Madrid cada vez más coral, con cinco jugadores por encima de los 10 puntos y Begic en su mejor encuentro de la temporada con 17, pudo (80-66) con el Mapooro Cantú, un grande de Europa en otros tiempos, y sumó su tercera victoria en cuatro jornadas de la Euroliga.

El club italiano, el más laureado en Europa junto al Madrid con 10 y 14 títulos, respectivamente, y el español no se cruzaban desde que en 1991 el Cantú le ganara la final a doble partido de la Copa Korac y, desde luego, hoy dio la sensación de estar lejos del nivel de los locales y fue superado en todas la facetas, sobre todo en el rebote y la dirección de juego.

Un extraordinario Begic reapareció esta noche en el Palacio de los Deportes para con 17 puntos, 10 rebotes y 17 de valoración ser el puntal del Madrid ante el Cantú, bien secundado por Rudy, 14 puntos y 17 de nota general; Mirotic, otros 14; y Carroll y Llull, con once cada uno, mientras que en el Mapooro Aradori fue el mejor con 18 y 21 de valor.

El conjunto blanco no tardó en meter su quinta marcha y, de inicio, desbordó al azul con un parcial de 10-0 en cuatro minutos que obligó al técnico Trincheri a pedir un tiempo. Éste dio resultado y los primeros puntos de Aradori, estrella de los visitantes, metieron en el choque a los italianos hasta un 16-11 tras cuatro puntos de Brooks para llegar a la primera pausa con el Madrid seis arriba (18-12).

A pesar de los cambios de Pablo Laso, el Cantú llegó a ponerse a uno (18-17) en el minuto 12, pero la aparición de Carroll con dos triples seguidos y la defensa y el rebote blancos dieron otro parcial de 10-0 (28-19) a los españoles en poco menos de más de dos minutos con Aradori en el banquillo y el choque enloqueciendo al ritmo marcado por Llull, de regreso tras dos semanas lesionado en un tobillo.

La entrada de Sergio Rodríguez, la defensa de Pocius sobre la estrella transalpina, el mejor Begic de la temporada, con 14 de valoración en 20 minutos, y el acierto en el tiro de Rudy dieron como resultado un 23-14 en el segundo cuarto.

Además, los de Trincheri no eran capaces de aprovechar los escasos fallos del Madrid a la hora de cerrar el rebote y llegaban a palmear fuera del aro hasta cuatro balones en una misma jugada y medio sentenciados al descanso (41-26) con un paupérrimo balance en lanzamientos de dos: cinco de 19, un 26 por ciento.

Laso optó por dar más serenidad al juego de los suyos y Draper dirigió a los blancos con Rodríguez y Llull en el banquillo. La decisión funcionó y la conexión entre Rudy, Mirotic y un extraordinario Begic dio sus frutos y los blancos se fueron hasta 19 puntos en el minuto 23 (45-26).

La tímida reacción del Mapooro al final del tercer cuarto (61-48) de la mano de Aradori le sirvió para empatar ese periodo (22-22), pero la misma quedó frenada por el rebote local y la velocidad de Llull y Carroll que a cinco minutos del final acabaron por desfondar a los italianos, sin que la resistencia de estos hiciera necesaria la presencia de Mirotic o Draper, y apenas la de Rudy.

Dos datos: el Madrid dio 13 asistencias por 5 del Cantú y los jugadores del conjunto español robaron 10 balones por cinco de los del italiano.

Ficha técnica

80. Real Madrid (18+23+22+17): Draper (0), Rudy (14), Carlos Suárez (2), Mirotic (14) y Begic (17) -quinteto inicial- Sergio Rodríguez (0), Reyes (3), Carroll (11), Slaughter (6), Llull (11), Pocius (2) y Hernangómez (0).

66. Mapooro Cantú (12+14+22+18): Smith (7), Markoishvili (5), Aradori (18), Cusin (2) y Leunen (13) -quinteto inicial- Scekic (0), Mazzarino (3), Brooks (13), Tyus-Cecchini (5) y Tabu (0).

Árbitros: Rocha (POR), Viator (FRA) y Anastopoulos (GRE).

Incidencias: Partido de la cuarta jornada de la Euroliga, disputado en el Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid ante 9.235 espectadores. Antes del partido se guardó un minuto de silencio por las víctimas del Madrid Arena de la pasada madrugada.