5-4. Argentina, campeona del Mundo de fútbol sala

Logra su primera estrella tras superar a Rusia en la final

La victoria argentina supone la ruptura de la hegemonía de Brasil y España, únicos campeones mundialistas en las siete ediciones disputadas hasta ahora

Irán, tercera tras ganar en los penaltis a Portugal

deportes

| 02.10.2016 - 08:38 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La selección argentina de fútbol sala conquistó la estrella de campeón del Mundo, tras imponerse (5-4) a Rusia en la final del Mundial de Colombia disputada en Cali, en una final inédita en la que los sudamericanos respondieron con contundencia cada golpe ruso.

La campeona de América en 2015 superó a la subcampeona europea, que se vuelve a quedar a las puertas del gran título mundial. Argentina supo reponerse al tanto inicial de Eder Lima y aprovechó los errores de Rusia para responder a cada gol instantes después.

DOBLETE DE BRANDI

En los rusos, únicamente el pívot Eder Lima, con tres tantos, fue un incordio para los de Diego Giustozzi, que contó con las buenas actuaciones de Alan Brandi, los hermanos Vaporaki y el guardameta Nicolás Sarmiento.

El doblete de Brandi puso con una diferencia de dos goles de ventaja a la albiceleste (4-2), que supo aguantar el tipo, a pesar de que Lima recortó diferencias en los últimos segundos y llevó el nerviosismo a Argentina en un final de infarto.

La victoria argentina en el Mundial de Colombia supone la ruptura de la hegemonía de Brasil y España, únicos campeones mundialistas en las siete ediciones disputadas hasta ahora. Con ambos contendientes fuera de la lucha, los sudamericanos aprovecharon la ocasión y demostraron ser los más fuertes sobre el parqué de Cali.

En la lucha por el tercer y cuarto puesto, Irán batió a la Portugal de Ricardinho en la tanda de penaltis para lograr su mejor registro en un Mundial, superando el cuarto lugar logrado en Hong Kong 1992.