4-2. Messi rescata a un Barça casi campeón

Salió en el minuto 55 cuando el Barcelona perdía 1-2 con el Betis

Será campeón si el miércoles el Real Madrid no gana al Málaga o ganando al Atlético el domingo 12

Tello: "Victoria sufrida que nos acerca más al título, sólo nos queda el último empujón"

Alexis: "Lo que más queremos es ser campeones"

deportes

| 05.05.2013 - 22:01 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Lionel Messi entró en el minuto 55 para evitar que el Betis, por delante al descanso, siguese creyendo que ganar en el Camp Nou era posible.

Messi logró dos goles, el que ponía por delante al Barça y el que daba tranquilidad al Nou Camp. Antes, el Betis rentabilizó sus ocasiones y disfrutó de una ventaja de 1-2 al descanso pero no mantuvo la renta.

Con Messi en el banquillo y Tello de titular, el conjunto blaugrana quería recuperar la sonrisa tras ser un equipo grisáceo y demasiado vulnerable ante los bávaros.

GOL DE PABÓN

Pero la intención de resurrección iba a sufrir un revés inoportuno cuando Pabón se quedó mano a mano con Pinto y el colombiano multiplicaba las pulsaciones en el Camp Nou con su gol. Apenas había existido tiempo para el acomodo.

Cuando los andaluces aún se relamían, apareció un monumental Iniesta para mandar un centro teledirigido a Alexis para que el chileno marcara de cabeza su sexto tanto en el campeonato y empatara el duelo.

Fiel a sí mismo, el Barcelona no renunciaba al fútbol de toque mientras los andaluces, sin la creatividad de Beñat sobre el campo, aprovechaban cualquier contra para poner en vilo a la zaga blaugrana.

Antes del descanso, una pérdida de Alexis en tareas defensivas terminó con un disparo espectacular de Rubén Pérez imparable para Pinto (1-2). Era otro jarro de agua fría para un equipo local que no ganaba para disgustos.

MESSI LIDERA LA REMONTADA CON UN 'DOBLETE'.

Después de reflexionar en el vestuario, los catalanes sabían que estaban contra las cuerdas. Mientras tanto, Lionel Messi observaba la función desde la banda con ganas de ser el protagonista.

Cuando más necesitaba el tanto el Barcelona, emergió Villa para rematar un asistencia milimétrica de Alves desde la banda (2-2). Con las tablas en el marcador, el astro argentino salía a escena supliendo al de Tuilla.

Y como aquel que necesita reconciliarse con el gol, el de Rosario mandó a las mallas la primera que tuvo tras un lanzamiento soberbio de falta y sumaba así la cuadragésimo cuarta diana en el campeonato. En un abrir y cerrar de ojos, el Barcelona había volteado el luminoso (3-2) y había pasado de la preocupación al éxtasis más deprisa que despacio.

Con Messi en el césped, el conjunto culé parecía sentirse más a gusto consigo mismo. Sin apenas haber tocado el esférico ya había marcado un gol y mandado otro disparo de falta a la misma cruceta.

Estando más lúcido y mejor posicionado, Iniesta capitaneó una jugada que cedió de tacón a Alexis y el chileno se la entregó con cortesía a Messi para que anotara el cuarto a puerta vacía.