3-0. El Rayo sufre la transformación de un Zaragoza crecido

El árbitro echa una mano al equipo maño en su camino a la permanencia

Paco Jémez sufrió una bajada de tensión que le imposibilitó comparecer en rueda de prensa

deportes

| 05.05.2013 - 22:52 h
REDACCIÓN

Enlaces Relacionados:

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El Real Zaragoza confirmó que hace una semana los tres puntos que sumó ante el Mallorca habían sido algo más que eso y su transformación la padeció el Rayo Vallecano, un equipo que llegó a la capital aragonesa con aspiraciones europeas y se dejó buena parte de ellas para además salir goleado.

La segunda victoria del 2013 ofreció la imagen de un equipo que su afición, que volvió a responder de manera incondicional y llenó por completo las gradas.

Los vallecanos saltaron al césped zaragozano con algo más de mordiente que los locales, que no tardaron mucho en asentarse sobre el terreno de juego.

JUEGO COMBINATIVO

En los primeros minutos, ambos equipos realizaron un buen juego combinativo que no terminaban de concretar en acciones ante la portería rival, aunque eran los zaragocistas los que daban una mayor sensación de peligro ante un rival que no renunciaba a nada y buscaba, principalmente por las bandas, en todo momento la portería defendida por Roberto.

Tras varios remates sobre la portería defendida por Rubén, el lateral Abraham cogió a contrapié a los defensores madrileños y se metió en el área y su centro lo interceptó Figueras, en una acción que el colegiado Teixeira Vitienes interpretó que había sido con la mano y señaló penalti. Apoño, el especialista de los aragoneses en lanzamientos desde los once metros, no desperdició la oportunidad para adelantar a su equipo.

SENTENCIA EN EL SEGUNDO TIEMPO

Lo que no habían conseguido en la fase final del primer tiempo, los blanquillos lo consiguieron a los cinco minutos de la reanudación en un balón que cortó de cabeza Pintér hacia Víctor Rodríguez, cuyo centro remató a bocajarro Postiga y el rechace lo envió al fondo de las mallas Rodri.

El gol de la tranquilidad había llegado para los maños y ahora debían saber gestionar los casi cuarenta minutos que les quedaban por delante para sumar su segunda victoria consecutiva.

El choque entró en unos minutos de atonía hasta que los locales dieron un ligero paso atrás que los madrileños intentaron aprovechar para intentar acortar distancias e incrementar la presión sobre su rival.

Ese retroceso dio mayor empuje a los visitantes que tuvieron dos claras opciones para marcar primero en un balón de Chori Domínguez a Perea que sacó Roberto y poco después un despeje corto del cancerbero madrileño terminó sacándolo desde la línea de gol Apoño.

Ese peligro hizo reaccionar a los locales que empezaron a sacudirse el agobio y adelantó unos metros su línea de presión lo que le devolvió el control del juego.

Los frutos llegaron en los instantes finales en una contra conducida por Apoño que Postiga terminó estrellando en el poste, con Rubén ya batido. Un minuto después fue Romaric el que robó un balón y se lo dejó a Apoño que de un potente disparo marcó el tercer gol que les aseguraba su triunfo más cómodo de la temporada.

FICHA TÉCNICA:

Real Zaragoza: Roberto; Sapunaru, Álvaro, Loovens, Abraham; Movilla, Pintér (Romaric, min86); Víctor Rodríguez (Rochina, min.61), Rodri (Movilla, min.72), Montañés; y Postiga.

Rayo Vallecano: Rubén; Arbilla, Amat, Jordi Figueras, Casado (Adrián, min.52); Javi Fuego, Trashorras (Perea, min.56); José Carlos, Vázquez (Tamudo, min.67), 'Chori' Domínguez, Piti.

Goles: 1-0. Min.26, Apoño de penalti; 2-0. Min.51, Rodri; 3-0. Min.92, Apoño.

Árbitro: Fernando Teixeira Vitienes. Amonestó con cartulina amarilla por el Rayo Vallecano a Figueras, Adrián y por el Real Zaragoza a Pintér, Rochina, Sapunaru y Movilla.

Incidencias: partido correspondiente a la jornada 34 de la Liga BBVA disputado en el estadio de La Romareda en tarde calurosa con terreno de juego en buen estado que estuvo prácticamente lleno.