27-28. España, a un punto de las 'semis' tras ganar a Austria

Agónico triunfo de los 'Hispanos' en un partido con muchas dudas

Cadenas: "No es fácil mantener la tensión en todos los partidos tras jugar con el ambiente del día de Dinamarca"

Aginagalde: "Lo importante era ganar, ahora preparar la gran final ante Macedonia"

deportes

| 20.01.2014 - 21:28 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La selección española ha vencido a Austria (27-28) en el segundo partido de la Main Round, un encuentro en el que los 'hispanos' volvieron a estar lejos de su mejor nivel, en el que Austria tuvo un golpe franco con el tiempo cumplido para empatar y en el que volvió al equipo Julen Aginagalde, que mostró un gran nivel de juego.

Con estos dos puntos, España se queda con seis y se jugará el pase a las semifinales el próximo miércoles ante Macedonia. A los de Manolo Cadenas les sirve un empate ante la ya eliminada selección balcánica para jugar los partidos por las medallas.

Pero, a pesar de estar casi en semifinales, las sensaciones no son acordes con la situación en el torneo. España sigue siendo un equipo irregular, sin la defensa que le llevó a la gloria en el Sant Jordi, y con un ataque demasiado dependiente de uno o dos jugadores por partido. Y eso que ha recuperado para la causa a Julen Aguinagalde.

Porque la buena noticia del encuentro de este lunes es que Julen Aginagalde está en perfecto estado físico. El pivote vasco hizo estragos a la defensa austriaca sobre todo en una gran primera parte. Sus números así lo atestiguan: ocho goles, seis al descanso, y un porcentaje de acierto del 80 %. Es cierto que al final brilló menos, pero sobre el mejor pivote del mundo pasarán muchas de las opciones de éxito en el campeonato.

El jugador de Irún fue el faro que alumbró el ataque español. Eso sí, junto a Joan Cañellas. El catalán sigue demostrando cada partido que está siendo el mejor jugador del combinado nacional en Dinamarca. Ante los austriacos acabó con siete tantos, cinco de ellos desde la línea de los siete metros. Una suerte en la que tomó la responsabilidad para acabar (al menos este lunes) con un campeonato catastrófico del equipo español desde el punto de penalti.

La irrupción de Aginagalde llevó a España a empezar mandando (4-1, minuto 5), pero en seguida decayó el nivel de los 'hispanos'. España empezó a mostrarse endeble en defensa, lo que no le permitió usar su mejor arma, el contraataque, y a perder balones en el ataque estático. Todo esto, unido al acierto de los austriacos (sobre todo de sus extremos) llevó a la selección española a perder el mando del partido durante fases de la primera parte (11-10, minuto 20).

SZILAGYI TUVO EL EMPATE CON EL TIEMPO CUMPLIDO

Cuando se vio con el agua al cuello, España reaccionó y le endosó al cuadro austriaco un parcial de 0-3 en los últimos cuatro minutos para llegar al descanso con un marcador de 12-14. Pero, lejos de aprender de los errores, España repitió guión en la segunda parte. Los de Cadenas empezaron bien, llegando a estar cuatro arriba (17-21) pero no sentenciaron el choque y casi lo pagan muy caro.

Porque apareció en escena Viktor Szilagy. El cañonero nacido en Budapest llevaba solo un tanto hasta el minuto 45 y en los siguientes cinco minutos hizo cuatro. Llegando hasta la línea de siete metros (sin oposición) o con lanzamientos más complejos, el jugador del Bergischer alemán fue la clave de que el marcador se contrajera hasta la mínima expresión en la fase decisiva del choque.

Con uno arriba y veinte segundos por jugar, el equipo español se precipitó en su acción ofensiva y, en vez de buscar dejar pasar el tiempo hasta el ataque pasivo, le dejó diez segundos a Austria para empatar. A los centroeuropeos les dio tiempo a forzar, ya con el crono a cero, una situación de golpe franco que desaprovechó Szilagyi.

España sufrió más de la cuenta ante Austria pero le valdrá un empate el miércoles para certificar su pase a semifinales ante la elminada Macedonia de Kiril Lazarov. Esa es la parte positiva; la negativa, que en el horizonte se vislumbra un duelo con Francia. Y contra los galos no valdrá con jugar a ratos.

FICHA TÉCNICA:

AUSTRIA: Bauer (p), Marinovic (p), Hermann (5), Ziura (-), Schmid (6), Bozovic (-), Wöss (-), Szilagyi (5), Posch (-), Wilczynski (-), Schlinger (2), Wagesreiter (1), Kolar (-), Weber (5), Edelmüler (-) y Santos (3).

ESPAÑA: Sierra (p), Pérez de Vargas (p), Tomás (2), Cañellas (7), Entrerríos (-), Morros (1), Andreu (-), Aginagalde (8), Maqueda (4), Sarmiento (-), Rocas (-), Guardiola (1), Gurbindo (1), Rivera (4), García (-) y Ugalde (-).

PARCIALES CADA CINCO MINUTOS: 1-3, 3-5, 7-8, 11-10, 12-11, 12-14, 15-17, 16-19, 18-22, 23-25, 25-27, 27-28.

ÁRBITROS: Andrei Gousko y Siarhei Repkin (BIE).

PABELLÓN: Jyske Bank Boxen de Herning.