1992, la venganza de Schuster

Futre: "No cambio la Copa del 92 ni por cinco Ligas"

deportes

| 17.05.2013 - 12:22 h
REDACCIÓN

"Me lo he ganado a pulso. Dar la vuelta al Bernabéu con la Copa y Mendoza aplaudiendo puede ser algo muy especial para mí". Así se presentaba el centrocampista del Atlético Bernd Schuster a la final de la Copa del Rey de 1992, con ganas de vengarse del presidente del Real Madrid, club que abandonó por la puerta de atrás dos temporadas antes.

El jugador germano, uno de los pilares del Real Madrid que marcó 107 goles en la temporada 1989/90, salió de malas maneras de un equipo al que llegó procedente del Barcelona. Una gira veraniega por América en la que no quería participar por unos dolores de espalda, fue el detonante para que su relación con Ramón Mendoza se deteriorase.

Al final hizo aquel viaje, pero mostró su desacuerdo con el presidente, que decidió que no continuase cuando aún tenía un año de contrato. Aquel fue el germen del que se alimentó Schuster para consumar su venganza más placida dos años después, en el Santiago Bernabéu, y ante las narices de Mendoza, su enemigo público número uno aquellos días.

DEFENDÍA EL TÍTULO DE COPA

El Atlético de Madrid se presentó a la final de 1992, la cuarta que disputaban ambos equipos, con la intención de defender el título que logró el curso anterior tras vencer al Mallorca 1-0. Schuster era un elemento fundamental de aquel equipo en el que también brillaban jugadores como Paulo Futre, Manolo o el portero Abel Resino.

Enfrente estaba el Real Madrid, que acababa de sufrir la primera debacle de Tenerife y, si perdía, iba a sumar dos cursos consecutivos sin ganar títulos. La generación de la exitosa "Quinta del Buitre" iniciaba su declive. Schuster brilló en ella de manera fugaz sin guardar buenos recuerdos de los dirigentes de su anterior club.

"Me siento maltratado por la actitud de una persona que empieza a recoger todo el daño que ha sembrado. El Real Madrid me parece una seria institución, pero está viviendo una etapa de intranquilidad que sólo se debe a él. Con Núñez podía hablar, a veces de malos modos, pero hablaba. Con Mendoza, jamás", afirmó en declaraciones que recogió El Mundo Deportivo de la época.

"Quiero marcarle un gol al Real Madrid y por ello a Ramón Mendoza. No me perdería por nada del mundo ver la cara que puede poner si el gol de la victoria es mío. Marcar el de la victoria sería como hacer el amor aunque sea una expresión bastante fuerte para lo que de verdad significa el fútbol", añadió en la víspera del encuentro.

SCHUSTER CUMPLE SUS DESEOS

Dicho y hecho. En el minuto siete de la final, pudo cumplir todos sus deseos y marcó de falta el primer tanto del partido. Lo celebró a lo grande, corriendo por el campo como una exhalación. Fue uno de los momentos del duelo, que también alcanzó su cumbre con un golazo de Paulo Futre quince minutos antes del descanso.

Todo estaba saliendo a la perfección para el Atlético, que además, desde el minuto doce, dejó de sufrir a Gheorge Hagi, una de las referencias del conjunto blanco que tuvo que marcharse lesionado cuando el encuentro no había hecho más que empezar. "La salida de Hagi fue clave", declaró Miguel Tendillo después en la zona mixta.

El Real Madrid pudo recortar distancias por medio de Míchel, pero el extremo madridista no acertó con un penalti que a veinte minutos del final detuvo Abel Resino. Ahí, cualquier esperanza merengue por remontar, se convirtió en imposible.

"¿Marcar un gol al Real Madrid y ganar la Copa? ¿Qué más puedo pedir? Estoy triste por no haber conseguido una goleada cuando tuvimos una gran cantidad de ocasiones". Palabras de Schuster, que, en el palco, disfrutó del trofeo que levantó Futre. Mendoza, a pocos metros, aguantó el chaparrón. Schuster consumó su venganza.

FICHA TÉCNICA:

Atlético de Madrid: Abel; Tomás, López, Solozábal, Soler; Donato; Manolo (Toni, min. 77), Schuster, Vizcaíno; Moya (Alfredo, min. 59) y Futre. Entrenador: Luis Aragonés

Real Madrid: Buyo; Chendo, Tendillo, Sanchís, Villarroya (Llorente, min. 46); Míchel, Milla, Hierro, Hagi (Alfonso, min. 12); Luis Enrique y Butragueño. Entrenador: Leo Benhakker

Goles:

1-0, min. 7: Schuster, de libre directo

2-0, min. 29: Futre, de zurdazo cruzado y alto por la escuadra

Árbitro: Díaz Vega (Comité Asturiano). Mostró cartulina amarilla a los jugadores del Atlético de Madrid Manolo (min. 41), Soler (min. 41), Abel (min. 70), Schuster (min. 78) y Donato (min. 85). También amonestó a los futbolistas del Real Madrid Sanchís (min. 12), Míchel (min. 18), Hierro (min. 50) y Milla (min. 79)

Incidencias: Partido de la final de la Copa del Rey disputado el 27 de junio de 1992 en el estadio Santiago Bernabéu ante cerca de 70.000 espectadores. Los reyes presenciaron el partido desde el palco así como el nuevo ministro de educación Alfredo Pérez Rubalcaba, entre otras autoridades deportivas y federativas.