1-2. El Getafe se complica la vida

Pablo Franco: "No dudo, vamos a salir adelante"

Sandoval: "Si ganamos todo, nos salvaremos"

deportes

| 03.05.2015 - 22:07 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Granada ha logrado tres puntos de oro que le permiten seguir soñando con la salvación gracias a su victoria a domicilio 1-2 ante un Getafe que sigue sin sumar los tres puntos que necesita para certificar su permanencia en Primera.

El conjunto nazarí, que jugaba su primer partido bajo las órdenes de José Ramón Sandoval tras la destitución de Abel Resino, se ha llevado el encuentro gracias a los dos goles de El Arabi, el primero de ellos de penalti.

UN GRANADA VALIENTE

Con el agua al cuello, Sandoval, en muy pocos días, planteó un partido valiente y a cara de perro. Tenía poco que perder y el técnico madrileñoapostó por un partido ofensivo para sobrevivir en la categoría. El conjunto andaluz ya no tenía mucho margen de error y salió a por la victoria ante la escuadra azulona, que decidieron alargar la siesta durante la primera media hora del encuentro.

Ese fue el tramo del choque en el que el Granada aprovechó su planteamiento descarado con el que se lanzó al ataque. Suyas fueron casi todas las oportunidades y en casi todas estuvo involucrado Rubén Rochina, el mejor de los suyos durante los noventa minutos.

El futbolista valenciano fue un incordio constante para la defensa del Getafe. Desde la banda izquierda, dio un pequeño recital para intentar abrir el marcador casi desde el primer instante. Lo pudo conseguir con dos oportunidades casi consecutivas y que se encargó de desbaratar Vicente Guaita con dos buenas paradas, sobre todo la primera tras un cabezazo a bocajarro en el que tuvo que emplearse a fondo.

El merecido premio granadino llegó justo después de esos acercamientos de Rochina. La recompensa vino a ver al Granada tras una mano del brasileño Naldo dentro del área tras un centro de Piti. El francés Youssef El-Arabi no falló y marcó desde los once metros el primero de la tarde.

El tanto del Granada no desperezó al Getafe, que casi hasta el último cuarto no empezó a funcionar. Entre el colombiano Freddy Hinestroza, que por sorpresa jugó de delantero, y Pedro León, consiguieron reactivar a un equipo que estaba a punto de besar la lona.

Hinestroza fue el primero en avisar con un zurdazo envenenado que el portero Roberto Fernández salvó con apuros. Su estirada salvó el empate, pero justo al límite del descanso no pudo detener la jugada de la tarde, obra de Pedro León, que hizo de las suyas con un control estratosférico, un recorte perfecto y un zurdazo con el que mandó la pelota al fondo de la red.

PEDRO LEÓN EMPATA

El golazo del murciano no afectó al Granada, que tras dejar los vestuarios volvió al césped con la misma actitud con la que empezó el choque. De nuevo se hizo dueño y señor del partido y de nuevo la conexión Piti-El Arabi funcionó con un centro del primero que remató de cabeza a la red el segundo.

El "milagro Sandoval" comenzaba a tomar forma entre el naufragio del Getafe, incapaz de enlazar jugadas de peligro con una actuación muy desacertada de sus dos medio centros, Mehdi Lacen y Juan Rodríguez, que no dejaron de cometer errores ofensivos y defensivos.

Pablo Franco quitó a Pedro León y se echó al público encima tras sustituir al único capaz de tener una idea aislada entre la poca lucidez general de sus hombres. Quedaban quince minutos y ese fue el final del Getafe, que falló en su intentona por salvarse matemáticamente.

Ahora tiene que jugar en Vallecas, recibir al Eibar y terminar en el Bernabéu. Tiene seis puntos de ventaja sobre el Deportivo. Bajar sería una debacle, pero todo es posible. Como también es posible la salvación del Granada. Ahora, a falta de tres jornadas, el club nazarí es penúltimo con 28 puntos, a solo tres del Almería y Eibar, ambos con un partidos menos, pero a solo tres puntos de distancia.