1-0. Bueno fulmina a un Celta invicto a domicilio

Jémez: "Era importante ganar, pero no me voy contento porque creo que podemos hacerlo mucho mejor"

Berizzo: "Hicimos méritos para empatar, la derrota nos duele"

Baena: "Todo el equipo ha hecho un desgaste importante que ha servido para romper la mala racha y llevarnos los tres puntos"

deportes

| 23.11.2014 - 16:04 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Un gol de Alberto Bueno a los veinte minutos permitió al Rayo sumar una victoria balsámica que le asienta en la zona media de la tabla, ante un Celta peleón que gozó de numerosas ocasiones para empatar pero que sufrió en Vallecas su primera derrota de la temporada a domicilio.

Después de tres derrotas consecutivas y un parón liguero demasiado largo de dos semanas, el Rayo llegó a su cita con el Celta ansioso por recuperar las buenas sensaciones de principio de temporada y volver a puntuar para no empezar a sentir el acecho del descenso.

VICTORIA SUFRIDA

El objetivo no era fácil porque enfrente estaba el conjunto gallego, único conjunto invicto a domicilio de la Liga y que estaba rayando un nivel de juego muy alto que le ha valido para ganar a equipos como el Barcelona y empezar a ilusionarse con jugar en Europa la próxima campaña.

Con dos estilos de juego muy parecidos a nivel ofensivo, basados en el toque y la posesión, el choque fue discurriendo a un ritmo muy alto los primeros minutos sin un dominador claro, aunque el Rayo, quizá por su condición de local, puso algo más de empeño que su rival por llegar al área contraria.

El conjunto madrileño, que avisó con un disparo del capitán Roberto Trashorras que atrapó Sergio Álvarez, encontró premio a su tesón a los veinte minutos cuando Gael Kakuta, desde la derecha, centró con rosca y Alberto Bueno, acompañando el balón, marcó de cabeza.

El gol encajado, lejos de hacer mella, obligó a espabilar al Celta, que ganó metros sobre el área de su rival y comenzó a inquietar la meta defendida por Cristian Álvarez.

CERCA DEL EMPATE

Precisamente el portero argentino fue el salvador de su equipo con dos paradas de mérito a sendos disparos de Alex López y Augusto Fernández, aunque fue el danés Krohn-Deli, con un tiro al palo, el que más cerca estuvo de empatar en la primera mitad.

En la segunda parte, el Celta siguió insistiendo en busca del empate y en los primeros compases tanto el argentino Augusto, con un disparo ajustado que repelió Cristian Álvarez, como Fontás, que cabeceó al palo un saque de esquina, pudieron igualar la contienda.

Ese dominio del Celta, y sus llegadas cada vez más peligrosas, hicieron que el técnico del Rayo Paco Jémez moviera su banquillo para retirar al lateral izquierdo Nacho Martínez y al delantero Alberto Bueno y dar entrada a Quini y el ariete angoleño Manucho.

Con este cambio, el conjunto madrileño ganó consistencia y equilibrio ante un Celta que, según iban pasando los minutos, se aceleraba más y perdía balones debido a su impaciencia.

La salida del chileno Fabián Orellana no supuso el revulsivo esperado para el Celta por su técnico, Eduardo 'Toto' Berizzo, que desde el banquillo asistió al recital de filigranas que ofreció el francés del Rayo Gael Kakuta, que levantó en varias ocasiones a la afición de sus asientos.

En los últimos minutos, el Celta siguió intentando apurar sus opciones de puntuar en Vallecas y pudo hacerlo a falta de seis minutos con un remate que se marchó fuera de Pablo Hernández tras saque de esquina, pero la fortuna, que en otros choques no cayó del lado rayista, hoy sí estuvo de su parte.