Los partidos de España se podrán ver en pantalla gigante junto al Bernabéu

El Ayuntamiento de Madrid ya ha dado todas las autorizaciones para la instalación de esa pantalla en vía pública

deportes

| 09.06.2014 - 14:57 h
REDACCIÓN

Lejos de la polémica que suscitó la instalación de una pantalla gigante en la Puerta del Sol para ver la final de la Liga de Campeones, los partidos de la selección española en el mundial de fútbol de Brasil sí podrán verse en directo en imagen de gran formato en un espacio abierto en Madrid.

Los remates de Diego Costa, los centros de Iniesta, los cabezazos de Sergio Ramos y los regates de Silva podrán verse en pantalla gigante en la explanada que se extiende delante del estadio Santiago Bernabéu, en la que ya se trabaja para que todo esté listo el próximo viernes cuando debute la Roja, según ha comprobado Efe.

AUTONIZACIÓN DEL AYUNTAMIENTO

El Ayuntamiento de Madrid ya ha dado todas las autorizaciones para la instalación de esa pantalla en vía pública y la retransmisión de los partidos de la selección española -no todo el mundial- los próximos días 13, 18 y 23 contra Holanda, Chile y Australia, han informado a Efe fuentes municipales.

La pantalla gigante será colocada en una zona de aficionados montada por Unidad Editorial -la editora del diario deportivo Marca, entre otras publicaciones- con el patrocinio de una empresa de automóviles asiática.

A diferencia de la instalación de la pantalla de la Puerta del Sol que promovió el Gobierno regional, ésta no ha suscitado ningún problema, como tampoco ocurrió en el Mundial de Sudáfrica de 2010 o en las eurocopas de 2008 y 2012.

Primero porque no existirá rivalidad de aficiones, como hubiera ocurrido el pasado 24 de mayo para ver la final de la Liga de Campeones al ubicar en un espacio casi cerrado a miles de seguidores del Atlético y el Real Madrid -que en todo caso mostraron en Lisboa el día del partido una actitud deportiva intachable-.

En este caso, de cara al mundial, todos los aficionados serán del mismo equipo, de la Roja, aunque nada impide que acudan también holandeses, chilenos o australianos a ver el partido.

Además, el mundial de fútbol no coincide con una época electoral, como ocurrió con la final de Lisboa el 24 de mayo, en plena jornada de reflexión previa a la votación para elegir los representantes de España en el Parlamento Europeo. De este modo, nadie ha apelado a hipotéticos enfrentamientos entre aficionados, como hizo en aquella ocasión la Delegación del Gobierno, ni a posibles incompatibilidades con la legislación electoral.

Ahora sí, el próximo viernes miles de personas se congregarán en la explanada del Bernabéu -donde el Real Madrid quiere construir un gran centro comercial dentro de la ampliación que ha planeado- para seguir en directo la retransmisión del primer partido del equipo de Vicente del Bosque contra Holanda,

Y lo mismo volverá a ocurrir el día 18 contra Chile y el 23 contra Australia, y, si los dioses del fútbol lo quieren, en las sucesivas eliminatorias de octavos, cuartos y semifinales y en la final del 13 de julio en Río de Janeiro