Grupo F: Argentina, Bosnia, Nigeria, Irán

Argentina, un equipo que confía en Messi como guía para su tercera corona

La debutante Bosnia: descaro, motivación y talento ofensivo a raudales

Nigeria, el campeón de África que quiere dar la campanada en Brasil

Irán tratará en Brasil de superar por primera vez la fase de grupos

deportes

| 04.06.2014 - 15:05 h
REDACCIÓN

ARGENTINA, CON MESSI DE LÍDER

La selección argentina fue uno de los primeros países que aseguró su lugar en el Mundial de Brasil e irá a la cita universal en busca de su tercer título, con Lionel Messi como capitán, guía y principal figura. El astro del Barcelona, que integrará por tercera vez la plantilla albiceleste en una Copa del Mundo, buscará recuperar su mejor forma para poder en 2014 guiar a su selección a su tercera corona.

Messi, junto con el Kun Agüero, Ángel Di María y Gonzalo Higuaín conformaron la delantera de ensueño con los denominados Cuatro Fantásticos. Entre estos cuatro referentes convirtieron 27 de los 35 tantos que anotó el conjunto albiceleste en las eliminatorias, con Ezequiel Lavezzi y Rodrigo Palacio como alternativas y hasta dándose el lujo de prescindir de Carlos Tévez.

Como contrapartida, el conjunto de Alejandro Sabella es un equipo que no ha encontrado aún su mejor funcionamiento defensivo y mantiene alguna incógnita en la portería. Con Federico Fernández y Ezequiel Garay como apuesta de zaga central y Pablo Zabaleta junto a Marcos Rojo como laterales, el técnico se propuso utilizar los últimos ensayos premundialistas como banco de pruebas en busca de alternativas.

En cuanto a la portería la preocupación radica en la falta de minutos de juego para Sergio Romero en el Mónaco de Francia. Con Lionel Messi como estandarte de una delantera mágica y la confianza de tener una plantilla rica en estrellas, el equipo de Sabella buscará disimular sus carencias defensivas para lograr la tan ansiada tercera estrella de su historia.

NIGERIA BUSCA LA CAMPANADA

Después de 19 años de sequía, la selección nigeriana conquistó este mes de febrero en Johannesburgo su tercera Copa de África, mérito que le anima para poder brillar en el Mundial de Brasil 2014.

Dirigida por el que fuera defensa del Anderlecht y capitán de la selección en la primera cita mundialista de Nigeria, en 1994 en Estados Unidos, Stephen Keshi, el campeón de África empieza a construirse por la retaguardia. Sólo ha recibido cuatro goles en los ocho partidos de la fase de clasificación para Brasil 2014.

En las labores de orden y contención destaca el jugador del Chelsea Kenneth Omeruo, de tan solo 20 años, que puede actuar como central o volante de contención según las necesidades del equipo.

En la línea de medios tiene un papel protagonista el futbolista del Lazio Ogenyi Onazi, de 21 años, donde suele estar acompañado del centrocampista del Basta francés Sunday Mba, de 24, cuya proyección ofensiva fue decisiva para la conquista de la Copa de África. El timón lo lleva otro futbolista del Chelsea, John Obi Mikel, para muchos el líder de esta selección nigeriana.

Pese a ello, la pólvora tampoco falta en las actuales "Águilas Verdes", conocidas ahora como las "Super Águilas", que cuentan con un polvorín bien surtido en el que hombres como Emmanuel Emenike (Fenerbahce), Victor Moses (Chelsea) o Ahmed Musa (CSKA de Moscú) garantizan la velocidad, la pegada y un contragolpe demoledor.

Confiando en su eficacia atrás, Keshi suele saltar al campo con toda la carne en el asador, con un 4-3-3 que ni siquiera sacrifica futbolistas ofensivos en la línea de medios, donde suelen actuar hombres de ataque como Mba o Moses.

BOSNIA, LA DEBUTANTE

La joven y talentosa selección de Bosnia -con estrellas como el delantero Edin Dzeko y el centrocampista Miralem Pjanic- participará en su primer Mundial en los 21 años que tiene de vida el país balcánico y menos de dos décadas después de una sangrienta guerra civil (1992-95).

El talentoso excentrocampista Safet Susic es el único integrante del equipo bosnio que tiene experiencia mundialista, ya que disputó con Yugoslavia los torneos de España 1982 e Italia 1990. Sus dos delanteros, Edin Dzeko y Vedad Ibisevic, son los jugadores cruciales, ya que aportan mucho dinamismo y hasta ahora han sido el arma más efectiva contra los rivales.

Dzeko, del Manchester City inglés, ha sido el futbolista bosnio más importante en la fase de clasificación, y hasta ahora ha marcado 33 tantos en 60 encuentros internacionales, lo que le convierte en el mejor goleador bosnio de la historia. En el centro del campo el auténtico mariscal de campo es Miralem Pjanic, del italiano Roma, que aporta un gran talento creativo al equipo.

Otra estrella de la selección es el guardameta Asmir Begovic, del inglés Stoke City, así como el exsevillista Emir Spahic, ahora en el Bayer Leverkusen alemán y que es el jefe indiscutible de la defensa bosnia. El principal punto débil del equipo es que carece de suplentes que estén a la altura de un muy buen once inicial, por lo que cualquier baja supone un gran problema.

IRÁN VUELVE TRAS OCHO AÑOS DE AUSENCIA

La selección de Irán regresa por cuarta vez en su historia y tras ocho años de ausencia a una fase final mundialista, esta vez con el título en el bolsillo de líder de Asia y con un conjunto que mayoritariamente juega en equipos del país y que lidera el entrenador portugués Carlos Queiroz.

La gran esperanza del equipo es Reza Guchaneyad, delantero centro que juega en el Standard Lieja (Bélgica) y que con ocho goles en su haber fue nominado este año a mejor jugador de Asia 2013, título que perdió ante el centrocampista chino Zheng Zhi. Otras estrellas son Andranik Teymourian (que llegó al iraní Esteghlal procedente de la liga inglesa) y Ashkan Dejagah, centrocampista que actualmente juega en el Fulhan londinense.

En la medular el denominado localmente Equipo Melli (equipo nacional) cuenta también con Yavad Nekouman, también del Esteghlal y que jugó antes en el Osasuna, que a sus 33 años es el capitán y sigue siendo un pieza clave del equipo.

El país ha puesto todas sus esperanzas en el entrenador, Carlos Queiroz, a cargo antes de los vestuarios del Real Madrid y la selección de Portugal, tras haber sido segundo técnico del Manchester United junto a Alex Ferguson.