Las relaciones humanas caben en 'La banqueta'

La Banqueta
La Banqueta |Archivo

Una banqueta que va empequeñeciéndose, como si hubiera tomado el jarabe de Alicia en el País de las Maravillas, y una tensión que crece y crece entre sus dos obligados ocupantes es la trama de la última obra de Paco Mir, que Pep Ferrer y Ricard Borrás protagonizan en la sala Galileo hasta el 5 de enero.

La Banqueta es, a través del asiento del título, una metáfora de la degradación de la amistad y de las relaciones humanas, en la que "el piano" es, según explica Borrás, el público.

El asiento, único elemento en el escenario junto a una fotografía de las montañas de Schlern, pueblo de los alpes italianos en el que los músicos preparan una gira a Japón, se va reduciendo hasta desaparecer a medida que los dos protagonistas se lanzan los reproches acumulados durante más de dos décadas juntos.

No se trata, dice Borrás, de una comedia, sino de un "texto dramático con tono cómico", que el actor descubrió en Francia, donde se representó por primera vez en el parisino Théatre Montparnasse en 2008.

DOS PIANISTAS MAL AVENIDOS

El humor de altos vuelos que quiere imprimir el texto pone en escena a dos pianistas que se conocen hace más de veinte años y que viajan a una pequeña localidad de los Alpes para ensayar el concierto que deben ofrecer en Japón.

La música de Mstislav Rostropóvich está presente en la localidad en la que se hallan los dos músicos, donde se desencadenan todos los conflictos posibles entre ellos: uno quiere estar solo y el otro quiere seguir con su unión, uno acusa al otro de simple y el otro acusa de retorcido a su compañero, ha explicado Mir.

BASADA EN UN TEXTO DE SIBLEYRAS

La banqueta está basada en el texto de Gérald Sibleyras, uno de los dramaturgos más importantes de Francia, que escoge temas serios, como las relaciones humanas, y les añade un toque de ironía, logrando "un público similar al del dramaturgo español Juan Mayorga", según el actor.

Decidió traducirla y traerla a España para que la dirigiera Paco Mir, integrante de Tricicle, "todo un reto" para él ya que suele hacer comedia, como muestran sus adaptaciones de Políticamente incorrecto o La cena de los idiotas, ambas de Francis Veber, o sus proyectos propios como "No es tan fácil".

La obra adaptada de Sibleyras se estrenó en España el pasado 25 de junio, en el Teatro Poliorama, como parte de la programación del Festival Grec de Barcelona 2013 y tuvo una "fantástica acogida".