A-ver Aves, una aventura para identificar y fotografiar fauna salvaje Madrid

(Archivo)

cultura

| 11.12.2012 - 14:18 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El halcón peregrino, el animal más veloz del mundo, es una de las más de 200 especies de aves que acoge Madrid y una muestra de la fauna salvaje que el proyecto 'A-ver Aves' quiere acercar a los niños, enseñándoles a escucharlas, identificarlas y fotografiarlas, incluso con telescopio A diferencia de otras iniciativas similares, 'A-ver Aves' realiza todas sus actividades en horario lectivo (mañana) y no es necesario ir en autobús o en metro, ya que se eligen jardines y parques cercanos al centro escolar, ha explicado a Efe uno de sus promotores, el periodista especializado en medio ambiente y biodiversidad con más de dos décadas de experiencia, Javier Rico. Además de disfrutar de las aves que a diario vencen el asfalto de Madrid -el 40% de las especies catalogadas en la Península Ibérica viven en la Región-, se trata de que los niños aprendan cómo hacer la observación, a manejar los prismáticos o los telescopios.

Además, añade Rico, los niños aprenderán a hacer fotos con el telescopio terrestre, una técnica que recibe el nombre de digiscoping, y cada uno se llevará a casa un primer plano fotográfico de un ave realizado por ellos mismos. Los primeros en disfrutar de esta aventura serán los alumnos del colegio Nuestra Señora de la Almudena de Madrid, que llegarán a pie al cercano parque del Retiro Según Rico, que ha emprendido el proyecto 'A-ver Aves' conjuntamente con María Luisa Pineda, no hace falta ir muy lejos para dar con muchas más especies que gorriones, palomas o cotorras argentinas Es posible observar desde aves escandalosas, como el pito real -el pájaro carpintero más común en zonas verdes urbanas-, mirlos, urracas, petirrojos, ánades azulones, estorninos negros, herrerillos y cernícalos vulgares, todos ellos cobijados en un espacio como El Retiro. La capital madrileña acoge también al animal más veloz del mundo, el halcón peregrino, que alcanza en picado los 350 kilómetros por hora.

En opinión de Javier Rico, las lecciones aprendidas servirán para que el próximo paseo por las zonas verdes urbanas resulte más atractivo y hasta divertido, y para entender que la biodiversidad de las ciudades es igualmente importante y necesaria, como la de Doñana o la selva de la Amazonía.