Un juez de EEUU rechaza una petición para recuperar un cuadro del Museo Thyssen

El Thyssen-Bornemisza satisfecho con la sentencia sobre una obra de Pissarro

Efecto de lluvia (Archivo)

cultura

| 17.06.2015 - Actualizado: 16:04 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La sentencia en la que el juez federal de la Corte Central del Distrito de California (EEUU) se ha opuesto a la devolución de un cuadro de Camille Pissarro perteneciente a la colección Thyssen-Bornemisza ha sido considera "muy satisfactoria" por los responsables de este museo de Madrid

El director gerente del museo, Evelio Acevedo, ha manifestado a Efe su satisfacción por esta decisión aunque ha añadido que hay que ser prudentes "ya que legalmente la parte demandante tiene derecho a apelar a una instancia superior si lo considera oportuno".

Por el momento, ha señalado Acevedo, "no tenemos ninguna noticia de que vayan a hacerlo", y "estamos muy satisfechos porque la sentencia es muy contundente y recoge los planteamientos de nuestra defensa, lo que nos deja muy tranquilos. El juez está estimando sobre el fondo de la cuestión con una decisión muy solida y bien argumentada atendiendo a los fundamentos jurídicos".

El objeto de esa disputa legal es el lienzo "Rue St.Honoré, aprés-midi, effet de pluie", una escena callejera parisina pintada en 1897 por Pissarro, que ha estado expuesto en el museo desde 1993, y que el Estado español adquirió como parte de la colección del barón Heinrich Thyssen-Bornemisza.

La demanda original fue presentada en 2005 por el fotógrafo Claude Cassirer, residente en La Mesa (California), quien en 2000 descubrió que el cuadro se encontraba en la pinacoteca madrileña. Cassirer, que falleció en septiembre de 2010 a los 89 años, recurrió a los tribunales californianos para exigir a la Fundación Colección Thyssen-Bornemisza y al Reino de España que le entregaran la obra.

Tras su muerte, sus herederos mantuvieron el caso abierto al considerar que la obra perteneció a Lilly Cassirer Neubauer, abuela de Claude Cassirer, una mujer judía que se vio forzada a malvender el cuadro por un precio muy por debajo del valor del mercado para conseguir el visado para salir de la Alemania nazi.

Después de la guerra, Lilly Cassirer reclamó judicialmente la obra y el Gobierno federal alemán la reconoció como su propietaria legal y le entregó 120.000 marcos como compensación, valor de mercado de ese momento.

El cuadro fue localizado en Estados Unidos en 1951, cuando fue comprado por el coleccionista Sydney Brody. Posteriormente, fue adquirido por el barón Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza en 1976.

"Durante años el cuadro ha estado en Estados Unidos de forma visible, en colecciones muy conocidas, y nunca hicieron nada por reclamarlo", ha recordado Acevedo.

El barón Thyssen lo compró en Nueva York "con luz y taquígrafos", en una galería pública y con todos los permisos y licencias necesarios "y así se compró también en España", ha recordado el gerente, quien ha señaló que las sentencia recoge que "nunca ha habido ningún tipo de mala fe ni intención de ocultar".

En opinión del gerente, la decisión es muy sólida y está muy bien argumentada, "con puntos que nosotros siempre hemos defendido". El primero hace referencia a la consideración de que la legislación americana no era aplicable en este caso.

"El cuadro fue adquirido por el Estado español, en una transacción que se hace en España, por lo que es una transacción comercial cuya jurisdicción aplicable es la española. Esta es una de las cosas que destaca el juez en su sentencia", ha declarado Acevedo.

En segundo lugar, de acuerdo con la ley española, "que es uno de los argumentos que nosotros también defendíamos", toda la operación se ha hecho "con total transparencia y legitimidad" y eso también lo está reconociendo el juez "por lo que la propiedad legal es indiscutible".

La obra actualmente se encuentra expuesta en el Museo Thyssen donde, si el Patronato del Museo así lo decide, se pondrá junto a la pintura una placa en la que se cuente su historia en "un reconocimiento moral, un gesto de buena voluntad, que nosotros estamos dispuestos a hacer".