Un inmenso Darín en "Tesis sobre un homicidio"

cultura

| 04.04.2013 - 11:03 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

"Tesis de homicidio" es un sólido "thriller", con una historia creíble aunque no sobresale por su originalidad, unos ambientes por los que discurre muy bien la narración pero, sobre todo, con un inmenso protagonista: Ricardo Darín, que lleva todo el peso de una película que falla al final.

El argentino Hernán Goldfrid se lanza en su segunda película a un "thriller" psicológico que se construye alrededor del violento asesinato de una joven, cometido frente al edificio de la Facultad de Derecho de Buenos Aires, en la que un abogado, Roberto Bermúdez (Darín) da un seminario al que asiste el hijo de un amigo suyo, Gonzalo (Alberto Ammann).

La tensión de la historia no está tanto en encontrar al asesino sino en comprobar si la teoría que va poniendo en pie Darín en su investigación de los hechos es factible.

El director le da el protagonismo absoluto a Darín, que realiza un trabajo sobresaliente, hasta el punto de debilitar la labor de Ammann, del resto del reparto y de la película en sí.

Un filme en el que destaca el ambiente creado por el realizador, con la ayuda del director de fotografía, Rolo Pulpeiro, que da una imagen impecable a una historia que lleva detrás una gran labor de producción.

El español Gerardo Herrero y los argentinos Axel Kuschevatzsky y Vanessa Ragone, están entre los productores de esta película, como también lo fueron de "El secreto de sus ojos".

Y el cuidado con el que se ha rodado y producido da como resultado un largometraje que está muy por encima de la media de los "thriller" hollywoodienses y que, pese a sus carencias, es un ejemplo de que este género no tiene por qué hablar solo en inglés.

Además cuenta con uno de los mejores actores que hay en estos momentos. Un Darín que hace evolucionar a su personaje hasta convertirlo al final en otro completamente diferente.

Lo hace con sutileza, con miradas y con un punto de locura y obsesión, que permiten intuir un pasado del que apenas se habla en la historia pero que es el responsable de todo lo que ocurre en el presente donde se desarrolla.

Pese a que el final se le va un poco de las manos al director, la película merece la pena por su protagonista y por haber puesto en pie un "thriller" sin ningún complejo frente a la maquinaria estadounidense.

"Tesis sobre un homicidio" se estrena mañana en España tras arrasar en la taquilla argentina y antes de lanzarse al mercado latinoamericano.