Terror español en 'Acantilado', una reflexión sobre las sectas

Helena Taberna habla de las dependencias y los miedos en su último film

Inspirada en la novela "El contenido del silencio" de Lucía Etxebárría

cultura

| 02.06.2016 - 18:19 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Este viernes 3 de junio se estrena Acantilado, un filme de la directora navarra Helena Taberna en el que le interesa reflexionar sobre las sectas. "Las sectas en las que estamos metidas", ha dicho. Y sobre todo, reflexionar sobre "cómo compaginar la libertad individual y la pertenencia al grupo", ha señalado en rueda de prensa junto a la actriz Maiken Beitia, protagonista de la obra, inspirada en la novela "El contenido del silencio", de Lucía Etxebárría.

La película narra la investigación de un chico acerca de un suicidio colectivo de una secta en las Islas Canarias, de la que era adepta su hermana pequeña, a la que no ha visto en años. "No es una película sobre las sectas", ha enfatizado para explicar que la secta es una "línea" que le sirve para hablar de "las dependencias y miedos" del ser humano.

Ha señalado que ha hecho la película que "ha querido" y que la adaptación del libro de Lucía Etxebarría no ha sido "una adaptación como tal". Por su parte, Beitia ha indicado de su personaje que "el peligro que tiene hacer de mala en un 'thriller' es poderte pasar o ser muy evidente". Ha incidido en que la directora ha querido contar "no solo lo que se ve, sino que hay muchas capas por debajo" y ha mostrado que la navarra "no juzga a los personajes".

Sobre el suyo, Marion, ha afirmado que "el fin justifica los medios". "Ella era feliz hasta que ocurre un desencadenante y todo se le mueve por dentro; toda esa capacidad de tener odio y rencor tiene que ver con que le ha roto su mundo perfecto de la secta", ha sostenido.

Sobre su interpretación, Beitia ha confesado estar "impactada y alucinada" al ver por primera vez la película, ya que el rodaje finalizó hace "un año". Ha destacado que, "dentro de la violencia, de la muerte y del suicidio" del filme, hay una "parte poética muy importante, que me ha emocionado".