Tamara Rojo baila en su primera gran producción con English National Ballet

Le Corsaire (Archivo)

cultura

| 14.01.2014 - 13:46 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
79.4%
No
20.6%

Tamara Rojo acaba de estrenar su primera gran producción como directora artística del English National Ballet (ENO), una nueva versión de Le Corsaire del francés Adolphe Adam, en la que es también primera bailarina.

El teatro Coliseum de Londres representa la obra hasta el domingo 19, después de diez días en los que Rojo, de 39 años, ha combinado su trabajo de directora artística con el de bailarina principal en algunas actuaciones.

Al frente de esta compañía desde septiembre de 2012, la española ha diseñado con la coreógrafa Anna-Marie Holmes un ballet en el que la delicadeza, la técnica y la belleza estética se tiñen de colores exóticos, danzas arabescas e historias del lejano Oriente.

Le Corsaire, que se representa por primera vez en el Reino Unido, se inspira en el poema The Corsaire que Lord Byron publicó en 1814 y trata sobre el amor entre Conrad, un pirata inusualmente elegante, y Medora, la mujer más bella del harén del sultán Pasha.

Según la crítica británica, se trata de un ballet "alocado y con una historia sencilla", que invita al espectador a evadirse del "pesimismo de enero".

El diseñador Bob Ringwood, creador del vestuario y escenografía de éxitos de la taquilla en Hollywood como Batman, Alien 3 o Star Trek X: Nemesis, fue el encargado de los trajes y decorados, fabricados en la India, Pakistán, Uzbekistán y otros países orientales, que luego adaptó al ballet con encajes, gasas y lentejuelas.

Los pasos de danza al ritmo del choque de espadas y los movimientos seductores de las esclavas del harén para entretener al sultán marcan el ritmo de este drama protagonizado por espadachines, doncellas cautivas y un sultán rico. Una historia llena de intrigas que fluctúa entre el amor y la traición.

Tamara Rojo llegó a Londres en 1997 para bailar en el English National Ballet y pronto se convirtió en su bailarina principal, hasta que en el año 2000 el exbailarín Antony Dowell la invitó a unirse a otra de las compañías británicas más prestigiosas, el Royal Ballet de Londres.

Doce años después, en septiembre de 2012, la bailarina española fue nombrada directora artística del ENO, creada en 1950 y que es una de las cuatro compañías de danza clásica más importantes del Reino Unido.