Subastan el piano de Casablanca

La película ganó tres premios Óscar en 1943, incluido el de mejor película

Piano de Casablanca (Piano de Casablanca)

cultura

| 09.12.2012 - 17:07 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El piano en el que Sam toca la canción As Time Goes By mientras Humphrey Bogart e Ingrid Bergman entrechocan sus copas de champán en Casablanca se subastará el próximo 14 de diciembre en Nueva York, donde podría alcanzar un precio de hasta 1,2 millones de dólares (927.808 euros).

El que probablemente sea el piano más célebre de la historia del cine será puesto a la venta en el año en el que se cumple el septuagésimo aniversario del estreno de este oscarizado clásico del celuloide, por la casa de subastas Sotheby's, según informaron este martes en un comunicado.

Este instrumento verdoso de 58 teclas con las que Sam, interpretado por el actor Dooley Wilson, da vida a la inolvidable canción As Time Goes By se trata, según Sotheby's, del «accesorio clave» en la escena «intensamente romántica» en la que los protagonistas de la cinta, Rick (Bogart) e Ilsa (Bergman), brindan en el café parisino La Belle Aurore.

En esta escena de flashback, la primera de toda la película que filmó su director, Michael Curtiz, los amantes y el músico brindan con champán mientras en el exterior los altavoces anuncian la inminente llegada del Ejército alemán a la capital francesa.

El piano que pone la banda sonora a ese memorable momento vuelve a salir a la venta tras haberse subastado ya en 1988 por 154.000 dólares (119.067 euros), que fue el precio más alto pagado hasta entonces por un artículo de atrezo cinematográfico.

En esta ocasión, el instrumento podría alcanzar entre 800.000 y 1,2 millones de dólares (de 618.538 a 927.808 euros), un precio a cambio del cual las notas de As Time Goes By podrán volver a sonar en las mismas teclas donde cobraron vida hace ya setenta años.