'Smartphones', una obra sobre tecnología y evolución social

Teatro Lara (Archivo)

cultura

| 27.06.2014 - 20:04 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La dependencia tecnológica y su efecto en las relaciones personales son el eje de Smartphones, una obra dirigida por el catalán Carles Harillo, que toma las premisas del teatro del absurdo y las traslada al siglo XXI en un texto cargado de humor y crítica, que se estrena en el Teatro Lara el 1 de julio.

Harillo ha señalado que cualquiera con un móvil de nueva generación se sentirá "identificado" con la trama, asegura Harillo en una entrevista telefónica con Efe, mientras que para la actriz Fanny Gautier se trata de un texto "arriesgado" al que no estamos "acostumbrados" en España.

"Smartphones" cuenta la historia de Amelia (Fanny Gautier), Bernabé (Rodrigo Poison), Chantal (Mónica Regueiro) y Dagoberto (Javier Ruiz de Somavía), cuatro amigos que, siempre pendientes del móvil, esperan la llegada de su amigo Fede, quien ha insinuado en las redes sociales que está al caer.

La larga espera y las limitaciones tecnológicas harán que, a medida que se queden sin móvil, los personajes sufran una serie de cambios que ponen de manifiesto el vacío de sus relaciones sociales, la fragilidad de la realidad y la "estupidez" que nos rodea.

Sobre Amelia, la actriz madrileña ha dicho que es una persona "perdida y desubicada con su entorno", y esconde un secreto.

Cuando se le pregunta por su relación con los nuevos dispositivos, Gautier asegura que no puede "negar" su influencia en ella, y aunque no se considera "enganchada", siempre revisa el bolso más de una vez antes de salir de casa.

El director ha confesado haber vivido con "conciencia" esta evolución de la comunicación, que al principio le provocaba "rechazo", pero que al final también lo absorbió. "Yo soy el primero que tiene Instagram, Facebook y Twitter", ha dicho.

Harillo cree que el mundo emocional está cada vez más "vinculado" con este tipo de comunicación, que para Gautier está llegando a niveles "ridículos".

Sobre el trabajo con el autor de la obra, Emilio Williams, el catalán ha confesado que la "afinidad" mutua les ha permitido "conectar" muy bien a la hora de plantear la adaptación madrileña, y que los cambios que ha introducido, siempre intentado ser "respetuoso" con el original, han servido para "potenciarlo"

La cercanía de la situación que describe esta obra hará que el espectador "disfrute" y se capaz de apreciar el tono humorístico y crítico de la pieza, han considerado ambos.

"Disfrutarán mucho más de las vacaciones cuando estén fuera de cobertura tras ver la obra", ha dicho Gautier.