Scarlett Johansson: "Ghost in the Shell es una historia irresistible sobre el progreso"

Un thriller de acción y ciencia ficción que volverá a abrazar al espectador con su abrumadora estética cyberpunk

cultura

| 23.03.2017 - 21:28 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%

La línea que separa al humano del robot se vuelve más fina que nunca y se difumina en 'Ghost in the Shell: El alma de la máquina', la primera película en formato acción real de la reverenciada franquicia japonesa sobre la que reposan cerca de tres décadas de interesantes reflexiones filosóficas e hipnótica estética cyberpunk.

Una ambiciosa incursión en la gran pantalla que llega este 31 de marzo a los cines de la mano del director Rupert Sanders (Blancanieves y la Leyenda del Cazador) y protagonizada por la gran Scarlett Johansson, que da vida a Major en esta película que ya advertía sobre los grandes peligros y sacrificios de sociedad que se encomienda ciegamente a la tecnología lustros antes de la llegada de Matrix o Black Mirror.

En una entrevista concedida a Europa Press durante la presentación europea de la cinta París, la actriz revela qué hizo decidirse a formar parte de este colosal proyecto: "Creo que realmente fueron las conversaciones que tuve con Rupert las que me convencieron de que esto iba a ser algo que yo podría hacer y a lo que podría contribuir y así tendríamos una gran y única alianza creativa".

Tras el sí, a Johansson le esperaba el desafío más duro: preparar un papel física y psicológicamente agotador. Un reto que reconoce mientras revela la rutina a la que se sometió: "Fue muy intenso y difícil dar vida al personaje al que interpreto, que vive con estos sentimientos de resentimiento, abandono y se cuestiona su propia existencia. Son demasiadas cosas con las que vivir durante cinco meses y medio o seis meses y por supuesto, la parte física fue muy desafiante también. Así que creo que simplemente tienes que ser muy disciplinada, como levantarte por la mañana, ir al gimnasio, comer bien, dormir por las noches, centrarte en tu trabajo".

Ghost in the Shell: El alma de la máquina es el último proyecto de Scarlett Johansson pero no el primero en el que trata de indagar dentro de ese binomio tan beneficioso como al mismo tiempo peligroso entre tecnología y humanidad.

Lucy, cinta escrita y dirigida por Luc Besson (El Quinto Elemento), fue otro de sus trabajos más recientes sobre tal materia: "Creo que mi personaje en Lucy está en una experiencia tan bizarra en la que pierde partes de sí misma, de las cosas que nos hacen humanos, se está desvaneciendo al mismo tiempo que llega a la esencia del máximo de sus capacidades pero su identidad no es tan importante... mientras que en Ghost in the Shell sí, porque la protagonista está en la búsqueda de su identidad y creo que al final de la película se siente más ella misma que al principio".

UN FUTURO NO TAN LEJANO

Lo que convierte a Ghost in the Shell en una película más cercana a la ciencia ficción pura y dura que a la fantasía, es lo aterradoramente plausible que ahora se antoja la realidad que retrató hace tres décadas el venerado manga de Masamune Shirow. Y así lo afirma también la actriz: "Creo que lo que hace que la historia sea tan irresistible es que no parece imposible que ocurra y la película nos pregunta qué estamos dispuestos a sacrificar para seguir con el 'progreso' de la raza humana y si estamos dispuestos a perder parte de esa experiencia humana. Creo que es una pregunta importante que nos debemos hacer seguir adelante en esta unión entre tecnología y humanidad".

Pero toda historia tiene su final y el de Ghost in the Shell deja la puerta abierta a una secuela... para la que Scarlett se declara completamente disponible, con una condición: "Sin duda, si la película tiene éxito, la gente disfruta y surgen conversaciones sobre una segunda película la haría si Rupert la hiciese conmigo. Sólo la haría si Rupert la hace conmigo. Le necesito, para apoyarme".

Y para aquellos que no tengan marcado el próximo 31 de marzo en rojo dentro de su calendario, Scarlett no duda en animarles a ir al cine para hacerlo: "Esta película es simplemente explosiva y creo que es toda una experiencia verla, sobre todo en 3D. Es algo nunca hecho o visto, así que animo a la gente para que vaya, la vea en 3D, vuelva a verla y se sumerjan completamente en este mundo que hemos creado para vosotros".