The Rolling Stones conquistan en Cuba la última frontera del rock

No faltaron éxitos como "Satisfaction", "Honky Town Woman" o "Start me Up"

cultura

| 26.03.2016 - 10:24 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La legendaria banda británica de rock "The Rolling Stones" ha concedido este viernes un histórico concierto en Cuba para el disfrute de cientos de miles de fans que han vibrado con Mick Jagger y sus "Satánicas Majestades". La Ciudad Deportiva de La Habana ha acogido dos horas de rock y una lista de éxitos a disposición de un público que ha entrado con entrada gratuita.

Con los primeros acordes de "Jumpin Jack Flash" un sinfín de teléfonos móviles han iluminado la Ciudad Deportiva de La Habana: todos querían registrar para el recuerdo la entrada triunfal de The Rolling Stones en un concierto espectacular y único con el que conquistaron en Cuba la última frontera del rock.

"Sabemos que años atrás era difícil escuchar nuestra música en Cuba, pero aquí estamos tocando para ustedes en su linda tierra. Pienso que finalmente los tiempos están cambiando", ha apuntado Mick Jagger, en un claro español, sobre los inicios de la Revolución, cuando el rock extranjero no era bien visto por el oficialismo.

Dos horas y media de sus "Satánicas Majestades" en acción han servido para que Cuba saldara esa deuda con el rock; pagada con creces con un concierto gratuito y al aire libre, que ha congregado a cientos de miles de personas, el primero en la isla de los británicos.

Dos canciones han sido suficientes para que tuviera que quitarse su chaqueta de brillos y lentejuelas un Mick Jagger acalorado e incombustible a sus 72 años, que ha recorrido innumerables veces los 80 metros de largo por 56 de ancho del escenario.

"Aquí estamos finalmente. Estamos seguros de que será una noche inolvidable", ha prometido, de nuevo en español, y ha cumplido a juzgar por la entrega de un público en el que se ha mezclado gente de todas las edades y nacionalidades.

En las primeras filas lo que predominaba eran extranjeros -británicos, alemanes, estadounidenses, argentinos o mexicanos-, muchos ya con canas: fans acérrimos de la banda que les persiguen allá donde van y que, por supuesto, no ha querido perderse la cita histórica de los Stones en la Cuba del deshielo.

"LO MÁS RICO FUE BAILAR RUMBA CUBANA"

En la zona VIP, la top model Naomi Campbell o el actor Richard Gere tampoco han faltado al espectáculo en la isla comunista, que se está convirtiendo en un foco de atracción para celebrities.

Después de calentar el ambiente con "It's only rock and roll", "Angie", "Paint it black" o "All down the line" -elegida por sus seguidores en las redes sociales para esta cita-; cuando se llegaba a la primera hora de concierto, se ha hecho el silencio para escuchar a Keith Richards arrancar, con una sola mano, los primeros acordes de "Honky Town Woman".

Los duelos a la guitarra entre el "compadre" Richards y Ronnie Wood -capaz de no fallar un riff mientras brincaba con los ojos cerrados- pusieron el toque visceral a la música; mientras que un Charlie Watts, siempre hierático tras la batería, marcó el ritmo del directo.

"Anoche ya comimos arroz y frijoles en un paladar, pero lo más rico fue bailar rumba cubana", ha contado al público el vocalista, que no ha defraudado con sus movimientos únicos de cadera al estilo Jagger.

Dos horas de rock y de la lista de éxitos de la banda ya se podían tachar "Gimme Shelter", "Start me Up", "Sympathy for the devil" o "Brown Sugar", entonces Jagger se ha despedido: "Muchas gracias Habana, buenas noches".

Falsa alarma: los viejos rockeros han regresado con el coro cubano Entrevoces para interpretar "You Can't Always Get What You Want", y entonces muchos en la audiencia, conscientes de que el show estaba a punto de acabar, han empezado a despedirse de la banda antes de la traca final.

"¿Están listos?" ha gritado Jagger, y dos segundos después, se han escuchado las primeras notas de "Satisfaction", todo el público ha empezado a saltar, el concierto ha alcanzado un climax perfecto: hasta Charlie Watts esbozó una sonrisa.

Los 3,55 minutos de la versión original de "Satisfaction", lanzada en 1965, se han alargado por más del doble. Todos, desde sus "Satánicas Majestades" hasta el último de sus súbditos que quedaba en La Habana, han disfrutado y han exprimido el último segundo de un concierto histórico que quedará en la memoria de todos los cubanos.