Rojas y Rodríguez indagan en 'Titanium' las posibilidades del flamenco urbano

Titanium (Archivo)

cultura

| 17.09.2014 - 10:42 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

La calle y sus bailes son el punto de encuentro del flamenco, el breakdance y el hip hop en Titanium, el ambicioso y renovador espectáculo de Rojas y Rodríguez que se reestrenará mañana en el Teatro Rialto de Madrid como un canto a la unión de las danzas.

"La fusión llega a ser casi perfecta porque son danzas que nacen de la transmisión de emociones y la necesidad de expresar el grito de dolor y la alegría a través de las sensaciones del cuerpo y de la danza", explican en entrevista con Efe Rojas y Rodríguez.

"Creo que Titanium marca el principio de algo que se puede llamar flamenco urbano, que creo que no tenía referentes anteriores", añaden sobre lo que creen son los "primeros retazos" de un "estilo diferente".

Con más de dos décadas de carrera sobre el escenario, Rojas y Rodríguez dedicaron ocho meses a estudiar y encontrar los puntos en común de estilos de danza en principio tan dispares como el flamenco, el breakdance o el hip hop. La solución, concluyeron, era volver a la raíz, a donde nacieron, a la calle. "En la calle hay verdad, la necesidad de sobrevivir, la necesidad de buscar y de ser uno mismo", afirman.

También aseguran que hicieron un trabajo "muy fino" con los seis bailarines protagonistas para lograr que asimilaran el breakdance y el hip hop y pudieran adaptarlo al flamenco más actual. "Estéticamente el flamenco tiene tanta pureza y una raíz tan fuerte que al empaparlo de toda esa frescura y realidad que puede tener el teatro contemporáneo, eso lo hace rico, grande, y empieza a latir", describen.

Titanium abre puertas para que se entiendan otras propuestas más contemporáneas dentro del flamenco", añaden. Con todo ese material, Rojas y Rodríguez trazan un recorrido de la oscuridad a la luz enmarcado en un ambiente confuso e irracional. Más que un espectáculo lo consideran "una experiencia" que prima lo instintivo por encima de lo cerebral, la emoción por delante de la razón.

"Conseguimos crear un mundo caótico para que el viaje y el espectáculo tenga un desarrollo de lo oscuro, del chapapote y del negro del carbón al camino donde está la luz, la unión común", explican. Con dirección de escena de Chevi Muraday y la participación de cuatro músicos en directo, Rojas y Rodríguez defienden que es un espectáculo "visceral" y "espontáneo".

Titanium se reestrena mañana en el Teatro Rialto de Madrid y permanecerá en cartel hasta el próximo 12 de octubre.