Roberto Graziano, a la caza del movimiento del tango en la fotografía

Exposición de Tango (Archivo)

cultura

| 19.11.2014 - 10:29 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?

Captar el movimiento en una fotografía estática es la obsesión del fotógrafo argentino Roberto Graziano, que ha presentado en la Casa de América en Madrid su muestra Los cuerpos del tango, en la que su cámara aspira a retratar los movimientos, los gestos y la sensualidad del tango.

"Cuando fotografío, siento la música (del tango): en vez de bailar, bailo con la cámara", explica en una entrevista con Efe el fotógrafo argentino Roberto Graziano, previa a la inauguración de la exposición organizada de manera conjunta por la Casa de América y la Embajada de Argentina en España.

Esta retrospectiva, formada por 40 imágenes, es el resultado de "15 años de incursión en la búsqueda del movimiento", cuenta el fotógrafo, quien asegura que su objetivo final es "utilizar la máquina como si fuera un pincel" y "fotografiar como si fuera pintura".

Las obras de Graziano, caracterizadas por figuras difusas y cuerpos fundidos con un dinamismo absoluto, desprenden un aire de irrealidad, como si fueran ensoñaciones plásticas sobre la música y el baile del tango. "En el tango, Graziano descubre el fantasma que captura a los cuerpos en su movimiento insomne", escribe en un texto para la exposición Jorge Alemán, agregado de Cultura de la Embajada de Argentina.

Roberto Graziano subraya también la importancia del color en su obra, que al no aparecer en figuras concretas con límites precisos se manifiesta en estelas o puntos de luz. Para Graziano, es interesante "salir de la figuración y entrar en la abstracción" para mostrar de una manera diferente un arte que, como buen porteño, ha escuchado desde muy pequeño.

De hecho, este hijo y nieto de emigrantes italianos y españoles recuerda que, cuando era niño, en los patios de Buenos Aires escuchaba tango todo el rato y considera que, ante esa influencia tan presente, es difícil abstraerse. "El arte popular es importante porque allí están las raíces, los orígenes, de donde parte todo", argumenta Graziano para defender el valor del tango y por qué le interesa para su obra.

La exposición "Los cuerpos del tango" de Roberto Graziano se podrá visitar en la Sala Diego Rivera de Casa América de Madrid hasta el 20 de enero de 2015.