Raphael, protagonista de 'Mi gran noche' de Alex de la Iglesia

cultura

| 21.09.2015 - 13:52 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El cantante Raphael, que protagoniza la última película Mi gran noche de Alex de la Iglesia, ha destacado que "sin humor hoy no se puede vivir" y por ello quien no lo tenga es mejor que "lo encuentre en algún lado".

En rueda de prensa en el 63 Festival de Cine de San Sebastián, Raphael, acompañado de Alex de la Iglesia y de la mayor parte del reparto de 'Mi gran noche', que cuenta con actores como Mario Casas, Blanca Suárez, Carmen Machi, Carlos Areces, Santiago Segura y Terele Pávez, ha reconocido habérselo pasado "bomba" haciendo esta película donde interpreta a Alphonso, un artista tiránico y perverso que prepara su actuación en un caótico programa de nochevieja de televisión, compitiendo con una joven estrella musical, Adanne (Mario Casas), que intenta quitarle protagonismo.

Raphael ha confesado sentirse "muy afortunado" por poder volver a hacer cine, "y mucho más con Alex". Además, ha asegurado que se ha sentido "muy acompañado" por "todos estos intérpretes tan maravillosos" que componen el reparto de esta comedia coral. Además, ha señalado que "antiguamente el cine se hacía de otra manera, más encorsetado".

Preguntado por cómo son en realidad los programas de fin de año en televisión ha señalado que él sólo colaboró en uno, porque siempre ha actuado en programas de Nochebuena, y el público de estos es " bastante diferente, más familiar". "Mi público era más decente", ha bromeado. Además, ha anunciado que este año volverá a ser protagonista de un programa televisivo de Navidad, pero "mucho más diferente" en el que hará, desde su casa, duetos con actores y actrices que se atrevan a cantar con él.

"COSTUMBRISTA"

Por su parte, Alex de la Iglesia ha indicado que su último trabajo "respira un concepto" al que le tiene "cariño", es "costumbrista" y ha apuntado que "una de las cosas más bonitas" de este filme es "juntar a un grupo de personajes en una situación límite". "Cada actor en la película defiende su terreno, quizás esas fuerzas contrapuestas hacen que el edificio se sustente", ha indicado.

Preguntado por cómo fue proponerle a Raphael formar parte de este proyecto, ha señalado que en un principio estaba "tremendamente acojonado", porque si lo rechazaba "se caía la película, no había un sustituto", pero cuando dijo que el guión "le encantaba" sólo pudieron pensar "cómo puede ser tan grande".

"Raphael es la persona más generosa que he conocido", ha añadido. También ha bromeado con que ha estado pensando convertir a Raphael en un "serial killer" y hacer una película de terror. "Ya teníamos el título '50 sombras de Raphael'", ha señalado.

El cineasta también ha reflexionado sobre el hecho de que "la mejor manera de sobrevivir a lo que estamos viviendo todos es tomárselo con una carcajada, cuando la situación es absolutamente desesperada sólo queda la carcajada" y "es bueno liberarse con una comedia".

Por otro lado, ha opinado que "una película debería de ser como una fiesta" en la que hay que "buscar un intermedio" entre los temas que quiere pinchar y los que el público quiere bailar, al tiempo que ha recocido que el rodaje de este filme "no ha sido fácil", porque era una "pelea constante" rodar todos los planos que se tenían que rodar, pero cuando trabajas a gusto "disfrutas".

Mario Casas, por su parte, ha agradecido a Alex de la Iglesia que le esté "regalando personajes que no tienen nada que ver" con la imagen que se tiene de él, pero que "en realidad han estado dentro de mí y me ha dejado sacarlos".

Carmen Machi también ha subrayado las "pinceladas maravillosas" que tiene este filme, al igual que Arecer que ha incidido en que se lo han pasado "muy bien" en el rodaje. Finalmente Terele Pávez ha señalado que el director ha metido en un plató "a unos muñecos, en el buen sentido, y ha jugado con ellos", sintiéndose "la maestría" de un cineasta que "juega con todos los ingredientes" alcanzando un "dominio del ritmo".