Profundidad y filosofía pero menos espectáculo en el nuevo Star Trek

cultura

| 04.07.2013 - 18:44 h
REDACCIÓN
Más sobre: cineSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

- J.J. Abrams ha apostado por la filosofía trekkie y las relaciones humanas en su segunda inmersión en el universo Star Trek pero lo ha hecho a costa de sacrificar parte del espectáculo que se espera de las historias galácticas, habitualmente llenas de tremendas batallas con soldados a millares.

Aunque Benedict Cumberbatch es un malo de altura y la pareja protagonista, Chris Pine y Zachary Quinto, son unos dignos sucesores de Willian Shatner y Leonard Nimoy -los legendarios Kirk y Spock-, "Star Trek: En la oscuridad" se queda un poco corta en lo que a entretenimiento se refiere.

Profundiza más y mejor en los personajes y en las complicadas relaciones que mantienen, especialmente en el caso de Spock y en su amistad con Kirk y su amor por Uhura (Zoe Saldana).

Y retrata con habilidad el complicado carácter de Kirk y sus problemas con la autoridad.

PELEAS A PUÑETAZOS

Pero al concentrar toda la maldad típica de estas películas en un par de personajes - principalmente en el Khan que interpreta Cumberbatch y al que ya dio vida Ricardo Montalbán en "Star Trek II. La ira de Khan"- pierde la posibilidad de amplificar las grandiosas batallas espaciales, que dejan su sitio a los cuerpo a cuerpo.

Las peleas a puñetazos y las heroicidades individuales son las protagonistas de los momentos más tensos de la historia, algo no muy lógico para una película que ha costado 190 millones de dólares (146 millones de euros).

Más allá de esa falta de espectacularidad galáctica, "Star Trek: en la oscuridad" está impecablemente rodada, con una historia muy acorde con la saga trekkie y con una estupenda primera escena en la que J.J. Abrams homenajea a los más de 45 años de historia de estas aventuras de ciencia ficción.

Una pena que el realizador no continuase por esa vertiente más inocente y divertida, en la que lo imposible ronda tanto el absurdo que lo llena de gracia.

Pese a todo, Cumberbatch está estupendo de malísimo y los momentos en los que el vulcánico Spock choca con los irracionales seres humanos ofrecen algunos instantes de Star Trek en estado puro que apreciarán los trekkies en una película que llega mañana a las pantallas españolas.