Plácido Domingo sueña con poder dirigir el Concierto de Año Nuevo de Viena

Plácido Domingo

cultura

| 12.11.2016 - 18:54 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El tenor español Plácido Domingo asegura que sueña con poder dirigir algún día el Concierto de Año Nuevo de Viena, el único escenario que le queda por conquistar en Austria.

"Dirigir el Concierto de Año Nuevo es mi sueño dorado", declaró ilusionado el artista a un grupo de periodistas, con motivo de protagonizar el próximo domingo la ópera "Macbeth", de Verdi, en el Theater an der Wien.

Domingo aseguró que se trata de una producción bastante diferente a lo que el público se puede imaginar de esta obra, basada en la tragedia homónima del dramaturgo inglés William Shakespeare.

En el escenario el cantante estará acompañado por la soprano española Davinia Rodríguez como la malvada Lady Macbeth y por el tenor mexicano Arturo Chacón-Cruz en el papel de Macduff, entre otros.

Domingo defendió la universalidad de esta ópera, a la que consideró "una de las grandes obras de Verdi", pues es una historia protagonizada por dos personajes que pueden existir en cualquier época.

"Macbeth es una obra que no puedes hacer en un concierto", concluyó Domingo, que resaltó el papel fundamental que tienen en este caso la escenografía y la actuación de los intérpretes, además de la música.

El tenor, acostumbrado a interpretar en el escenario a mejores personas, aseguró que ha conseguido encontrarle "el sabor" a este villano operístico, al que considera una "víctima" de la maldad de su mujer.

Por otro lado, aprovechó la ocasión para alabar el buen trabajo que se está haciendo en España con la ópera, pero manifestó que es necesario cuidar la cultura del país y hacer que este estilo musical llegue a los más pequeños.

El artista destacó que en su país hay grandes compositores y cantantes, si bien necesitan a veces ser reconocidos primero fuera de España, pues "nadie es profeta en su tierra, los cantantes se hacen internacionalmente".

El tenor se consideró un ser "afortunado" por poder seguir dedicándose a lo que más la gusta, la música, y tener "el privilegio" de transmitir felicidad al público y "hacerle olvidar sus problemas", aunque solo sea en las pocas horas que duran sus representaciones.

Domingo interpretó ya la ópera de Verdi esta temporada en Pekín y Los Ángeles (EEUU), en un viaje que el tenor llamó "tres Machbeths en tres continentes" y que quiere plasmar en un documental que está grabando.

Mientras tanto, el público de Viena puede disfrutar de la voz de Domingo en la producción de los próximos 13, 17 y 20 de noviembre, funciones para las que se han agotado ya todas las entradas.