Pixar presenta a su princesa Mérida

Estreno de "Indomable" en Estados Unidos

Pixar (Pixar)

cultura

| 23.06.2012 - 19:38 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La decimotercera película de Pixar, Indomable (Brave), se estrena el viernes en Estados Unidos. Después de siete años confeccionando el proyecto, vuelve la animación en 3D del estudio cinematográfico. En esta ocasión, ni vehículos, ni animales, ni monstruos, ni superhéroes. Se trata de un cuento de hadas que por primera vez se atreve con una protagonista femenina: una heroica princesa pelirroja.

La película, que cambió su nombre The Bear and the Bow por Brave (Indomable), fue retomada por el director Mark Andrews (El hombre orquesta (2005)) que continuó con lo que había comenzado Brenda Chapman (El príncipe de Egipto). Cuando Andrews recibió el mando del proyecto, sabía "que conservaría la honestidad y el amor cultivados por Brenda por la época y el lugar".

Andrews además insiste en el desafío que Pixar se propuso. Según el director, "La cuestión es cuál es el mensaje, cómo provocar empatía en el público. Eso siempre es difícil". Además se sintió muy cómodo entre las tradiciones escocesas puesto que desciende de familia escocesa.

El filme narra las aventuras de Mérida, hija de la Reina Elinor y del Rey Fergus, que decide emprender un viaje en el que tendrá que enfrentarse a la tradicional costumbre, es decir, al magnánimo Lord McGuffin, al gruñón Lord Dingwall y al antipático Lord Macintosh. Pero su decisión va a ocasionar más de un problema para el pueblo, convirtiéndolo en un caos. Ante semejante situación, Mérida visita a una adivina en busca de ayuda. Esto le llevará a potenciar sus habilidades para lograr deshacer el hechizo.

Aunque las criticas anuncian que no es ni mucho menos una de las mejores películas de Pixar, Indomable (Brave), espera hacer olvidar el percance sufrido con Cars 2 (2011), una cinta ignorada en los últimos premios Oscar que ganó solamente 550 millones de dólares en todo el mundo. Es decir, la mitad de los ingresos que recibió Toy Story 3 (2010).