Péter Gárdos narra la historia de amor de sus padres en 'Fiebre al amanecer'

cultura

| 26.09.2016 - 14:21 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El cineasta húngaro judío Péter Gárdos (Budapest, 1948) debuta en literatura con 'Fiebre al amanecer' (Alfaguara), libro en el que narra la verdadera historia de amor de sus padres mantenida a través de correspondencia durante el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Según ha declarado el autor en un encuentro con los medios este viernes 23 de septiembre, este libro supone "un tratamiento de psicoterapia" para conocer a su padre, que nunca le habló sobre el Holocausto ni del exterminio judío.

El libro, que fue publicado hace cinco años en Hungría y que llegó a las librerías españolas el pasado 15 de septiembre, ya ha sido traducido a más de 30 idiomas, cuenta con una adaptación cinematográfica --dirigida por el propio Gárdos-- y se convirtió en la novela más cotizada de la Feria de Londres de 2015.

'Fiebre del amanecer' cuenta la historia de Miklós, un superviviente húngaro que, tras la liberación de Belsen (Alemania), llega a un campamento de enfermos en Suecia. Aunque los médicos le dan unos pocos meses de vida, él tiene la firme intención de encontrar esposa, para lo que pide la lista de las 117 jóvenes húngaras convalecientes en distintos hospitales de campaña y escribe a cada una de ellas. A muchos kilómetros de allí, Lili decide contestar a esa extravagante misiva, y se inicia una intensa correspondencia a la que ambos se aferran como un antídoto a sus heridas.

Tal y como ha explicado el autor, su madre le hizo entrega de dos paquetes de cartas, unos días después de la muerte de su padre, en 1998. Se trataba de la correspondencia que mantuvieron sus padres durante finales de los años 40. "El pasado me llegó de golpe", afirma Gárdos, que confiesa que no sabía cómo se conocieron sus progenitores porque creció en una familia "muda".

En este sentido, Gárdos atribuye el silencio de esta historia a su padre. A su juicio, una de sus "hipótesis" era que tenía "varios tipos de vergüenza", entre las que se encuentra su profesión: era incinerador de cadáveres. "Yo entiendo muy bien a mi padre", se sincera, ya que asegura que si hubiera conocido esta historia estando su padre vivo, tendría que haberle "interrogado".

Por parte de su madre, Gárdos comenta que al principio ésta se sintió "entusiasmada" con la idea de llevar su historia al papel, pero luego se dio cuenta de que no se acordaba del contenido de las cartas. "Se me olvidó por completo", recuerda que le dijo su madre.

EL SILENCIO DE SU PADRE

Para entender el silencio que reinaba en su familia sobre el tema del Holocausto, Gárdos narra que no supo que era judío hasta la adolescencia. Según ha explicado, cuando tenía diez años, él y unos amigos pegaron a un chico de su escuela por dos motivos: porque era judío y porque tenía el labio leporino. Entonces, su padre lo vio y le pegó una "bofetada".

"Me sorprendió tanto que no podía ni llorar", recuerda Gárdos, que también rememora la frase que le dijo su padre en aquel entonces: "Tú también eres judío". "Ni después hablamos de la condición judía", lamenta.

Preguntado sobre la situación actual que vive Europa y, en especial, Hungría, Gárdos ha comparado la historia de su país con la suya propia, en la que ambas tienen como protagonista el silencio. "Querer ocultar secretos tiene efectos incluso en mi nieto", ha señalado el autor.

Con respecto a la crisis de refugiados, Gárdos ha criticado la respuesta y actuación "insensible y cruel" de Hungría. "Tienen que saber que si en 1945 no hubiera habido países como Reino Unido o Suecia, que acogieron muchos enfermos, yo no estaría aquí", ha manifestado.

ADAPTACION AL CINE

En la novela, el cineasta y escritor ha optado por suprimir todo ese horror derivado del Holocausto para centrarse únicamente en la historia de amor que mantuvieron sus padres. Además, según ha comentado, sólo un "genio" es capaz de transmitir y describir ese horror, tanto en literatura como en cine.

De este género artístico, ha destacado dos filmes: 'El Pianista', de Roman Polanski, y 'La decisión de Sophie', de Alan J. Pakula. "En todas las demás películas hay algo que me chirría", ha reconocido el cineasta, al que no le gusta la cinta 'La Vida es Bella', de Roberto Benigni.

En un principio, Gárdos ha indicado que no quería escribir un libro, sino realizar una película, pero tras la falta de apoyos para llevarla a cabo, la "rabia" le hizo trasladar la historia al papel. Una vez publicada la novela, y tras nueve años intentando contar la historia para la gran pantalla, volvieron los apoyos y pudo finalmente realizar la película. 'Fiebre al amanecer' se estrenó en Hungría en diciembre de 2015.