Pérez de la Fuente dice que es director del Español y que no está despedido

El Teatro Español acoge la entrega del Premio Lope de Vega de Teatro 2013 a la obra 'Shakespeare nunca estuvo aquí' (Archivo)

cultura

| 15.04.2016 - 18:00 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

"No estoy despedido y soy el director del Teatro Español", ha recalcado hoy Juan Carlos Pérez de la Fuente en su primera comparecencia después de que el Ayuntamiento de Madrid anunciara su destitución y en la que ha presentado "Numancia", su homenaje a Cervantes, y que considera la mejor tragedia española.

"!Cómo entiendo a los numantinos!", ha dicho Pérez de la Fuente durante la presentación de esta obra que se representará en el Teatro Español a partir de mañana, en una rueda de prensa en la que ha hecho varias referencias al anuncio que hizo el pasado día 14 el director de contenidos e infraestructuras de la empresa municipal Madrid Destino, Santiago Eraso, sobre su destitución.

Pérez de la Fuente ha pedido que "nunca jamás vuelva a suceder algo así, que a un director artístico se le trate de esta forma" y ha señalado que desde que se hizo pública esta noticia ha estado "donde tenía que estar" a pesar de "tanta provocación".

Durante los ensayos de "Numancia", montaje del Español con motivo del 400 aniversario de la muerte de Cervantes, Pérez de la Fuente ha insistido en que "si a alguien esto le suena a despedida, está equivocado" y ha pedido a los políticos que "dejen ya la utilización del teatro".

Por la situación que ha vivido estos días, en los ensayos ha habido "más víscera, rabia y mucha esperanza" en su dirección, ha reconocido, para asegurar después: "!qué vergüenza sentiría la Pasionaria!".

Pérez de la Fuente ha remitido no obstante a los periodistas a un encuentro tras el estreno de "Numancia" para explicar su posición sobre el cese, aunque ha recalcado que de esta obra lo que ha aprendido es que "más vale morir despierto que vivir dormido".

La producción del Español es una versión de la tragedia cervantina realizada por Luis Alberto de Cuenca y Alicia Mariño y en la que el protagonista es el pueblo numantino, un pueblo humilde y oprimido que vivió el asedio romano que los sometió al aislamiento durante 11 meses hasta que tomaron la decisión final de un suicidio colectivo, haciendo prevalecer su libertad y su dignidad.

"Los romanos ejercen el poder y, sean de derechas o de izquierdas, son tiránicos y dictatoriales, aún en la democracia. Los numantinos, en cambio, saben de los desahucios, saben que no llegarán a final de mes pero le echan huevos", ha señalado Pérez de la Fuente, que ha considerado que "el espíritu del 15M está en Cervantes".

Pérez de la Fuente ha considerado una injusticia que Cervantes no viviera el éxito de su teatro y ha recalcado que hoy sería un autor de teatro "alternativo" en el que "Numancia" supone "un canto al amor y a la amistad, y un monumento sin parangón del teatro de finales del siglo XVI a la libertad y a la dignidad humana".

También ha expresado su "envidia" por ver cómo se ha homenajeado en Gran Bretaña a Shakespeare también en el 400 aniversario de su muerte y ha señalado que los políticos españoles no han estado "a la altura de las circunstancias".

En "Numancia" dan vida a la tragedia doce actores: Beatriz Argüello, Alberto Velasco, Chema Ruiz, Raúl Sanz, Carlos Lorenzo, Alberto Jiménez, Markos Marín, Maru Valdivielso, Julia Piera, Críspulo Cabezas, Mélida Molina y Miryam Gallego.

Para la versión, Pérez de la Fuente ha contado con el trabajo de la filóloga Alicia Mariño y de Luis Alberto de Cuenca, quien recibió el Premio Nacional de Poesía mientras la realizaba.

Luis Alberto de Cuenca ha recalcado que "libertad y Cervantes" son sinónimos y "Numancia" una obra "directa, revolucionaria, un rugido de libertad", y a la vez "absolutamente moderna y clásica", mientras que Alicia Mariño ha resaltado la modernidad del texto como lo demuestra el hecho de que pueda emocionar al público del siglo XXI.