Novillada aburrida con astados sosos a pesar de las ganas de los jóvenes

La 19ª de San Isidro pasó sin pena ni gloria por la exigencia de Las Ventas y el poco juego de los de Montealto

cultura

| 31.05.2017 - 10:48 h
REDACCIÓN
Más sobre: torosSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%

En la decimonovena se vieron las caras un mexicano, un español y un francés. No, no es ningún chiste. Se las vieron de veras no perdonando en quites, dando la cara en la medida de sus posibilidades y de su conocimiento.

Posibilidades las que dieron los de Montealto, pocas. Pues no fueron ni buenos, ni malos, sino todo lo contrario. A servidor le decepcionaron.

No fue así con los de luces, pues en novilleros no perdonaron en quites. Salía el mexicano, Leo Valadez y le replicaba el español, Diego Carretero, y de nuevo el hidrocálido contrareplicaba para no dejarse ganar la pelea.

Iniciaba el francés Andy Younes en el tercero por cambiados en los mismos medios de la plaza. Pegaba uno, buscaba la colocación y varios más seguidos y a continuación un trincherazo, y remataba con uno del desprecio. Y el personal no lo valoraba.

Y le replicaba el español, ya mentado, con un litrazo y sufría una voltereta por bernadinas y tras el duro trance, se ponía de nuevo, en novillero, y se le afeaba por no dejarse ganar la pelea.

Y sí, es cierto que Valadez erraba en su colocación en el primero y no se cruzaba. Pues así no concibe su toreo.

Y es cierto que Carretero erraba pues no se acoplaba en el segundo y que por ello no llegaba. Pero se la jugó en el quinto, y tampoco llegaba.

Como también es cierto, que Younes compone bien y que puede resultar algo frío, pese a jugársela en el tercero e intentarlo en el sexto.

Pero no menos cierto es que con novillos con la cara alta, saliendo a por uvas y de medias embestidas es dificil provocar al gentío, que olvidaba que eran novilleros y no figuras del toreo.

LA FICHA

Novillos de Montealto, bien presentados y, aunque cumplieron sobradamente los seis en el caballo y tuvieron también nobleza, sin embargo, se vinieron muy abajo en el último tercio.

Leo Valadez, de burdeos y oro: tres pinchazos y dos descabellos (silencio tras aviso); y casi entera trasera y caída, y descabello (silencio tras aviso).

Diego Carretero, de grana y oro: pinchazo, metisaca, estocada perpendicular y ligeramente atravesada, y descabello (silencio); y pinchazo y estocada arriba (ovación).

Andy Younes, de lila y oro: estocada perpendicular y dos descabellos (silencio); y media muy atravesada "en los bajos" que escupe (silencio).

En cuadrillas, Morenito de Arles saludó tras banderillear al tercero; y templada brega de Rafael González al cuarto. La plaza registró tres cuartos de entrada (18.051 espectadores) en tarde entoldada y agradable.