"No pagar" o "dejar de pagar", mejor que "impagar" según Fundéu BBVA | Telemadrid – Radio Televisión Madrid

"No pagar" o "dejar de pagar", mejor que "impagar" según Fundéu BBVA

(archivo)

cultura

| 14.03.2013 - 11:42 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Las expresiones "no pagar" o "dejar de pagar" para referirse a la acción de dejar de satisfacer ciertas cantidades que alguien se había comprometido a abonar son preferibles al verbo "impagar", señala la Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA).

Sin embargo, es frecuente leer en los medios de comunicación el uso, con ese mismo sentido, del verbo "impagar": "El candidato a gobernar Grecia amenaza con impagar la deuda", "Solo en 2011 la comunidad impagó el 40 % de sus gastos" o "El consumidor se ve en la tesitura de impagar una factura o devolver el recibo del banco".

La Fundéu BBVA, que trabaja asesorada por la Real Academia Española, subraya que el verbo "impagar", que no aparece recogido en el Diccionario académico ni en los de uso, es una formación peculiar, ya que el prefijo "-in" no forma habitualmente derivados combinándose con verbos.

Para expresar esa misma idea se puede recurrir a las expresiones "no pagar" y "dejar de pagar". Esta última añade el matiz de que lo que se deja de abonar forma parte de una serie de pagos que se venían haciendo, como por ejemplo en la amortización de un préstamo.

Así en los ejemplos anteriores habría sido mejor escribir "El candidato a gobernar Grecia amenaza con dejar de pagar la deuda", "Solo en 2011 la comunidad no pagó el 40 % de sus gastos" y "El consumidor se ve en la tesitura de no pagar una factura o devolver el recibo del banco".

La Fundación del Español Urgente (www.fundeu.es), promovida por la Agencia Efe, patrocinada por BBVA, y cuyo principal objetivo es el buen uso del español en los medios de comunicación, cuenta con la colaboración, entre otros, del Instituto Cervantes, la Fundación San Millán, Red Eléctrica de España, Gómez-Acebo & Pombo, CEDRO, CELER Soluciones, Hermes Traducciones, Linguaserve y Abengoa.