Muere el fotógrafo Alberto Schommer a los 87 años

Destacó por sus retratos psicológicos en lo que quitaba "la máscara" a sus personajes

Su obra fue expuesta en el Museo del Prado en 2014

Alberto Schommer

cultura

| 10.09.2015 - 17:10 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El fotógrafo vasco Alberto Schommer ha muerto en San Sebastián a los 87 años como consecuencia de un proceso cancerígeno, según informa El País, uno de los diarios en los que colaboró durante su carrera.

Nacido en Vitoria en 1928, Schommer está considerado como uno de los grandes fotógrafos, gracias a su obra más conocida, los Retratos psicológicos.

Unos retratos que le llevaron a realizar una gran exposición en el Museo del Prado en 2104 con el título "Máscaras", donde se exhibían las fotos hechas por Schommer a intelectuales españoles contemporáneos, entre ellos Francisco Ayala, Rafael Alberti, José Hierro, Camilo José Cela o Vicente Aleixandre, entre otros.

Premio Nacional de Fotografía en 2013, Schommer se formó en Alemania y París y siempre estuvo vinculado a las tendencias más innovadoras del arte de los años sesenta y setenta. Especializado en el retrato, a Schommer se le puede considerar el psicólogo de la fotografía, ya que quitaba "la máscara" a sus personajes.

EL FOTOGRÁFO DE LOS ÚKLTIMOS 50 AÑOS DE LA HISTORIA DE ESPAÑA

El fotógrafo Alberto Schommer nos deja una obra fiel reflejo del último medio siglo de la historia de España, con colecciones emblemáticas como Relatos psicológicos, Descubrimientos, Máscaras y Actitudes.

Habitual colaborador de El País y ABC, Alberto Schommer García Koch nació el 9 de agosto de 1928 en Vitoria, hijo de padre alemán, también fotógrafo, asentado en la capital alavesa.

Su obra, que fue expuesta en el Museo del Prado en 2014, reúne retratos de personalidades que van desde el Rey Juan Carlos y Felipe González, pasando por Rafael Alberti, Francisco Ayala o Antonio López, hasta Francisco Franco, que aunque se negó a hacer una instantánea suya en vida, firmó la foto más polémica de su muerte, en la que aparece con una mascarilla en su lecho mortal.

Schommer dejó Vitoria en 1966 para trasladarse a Madrid, donde pronto alcanzó cierta notoriedad, antes de ser reconocido como profesional de la fotografía.

Comenzó a pintar a los 18 años, cursó estudios de Arquitectura y de Fotografía de arquitectura y publicitaria, y trabajó simultáneamente en la fotografía y en el cine. Participó en la II Bienal Hispanoamericana de Arte, celebrada en 1954 en La Habana.

En 1952 se trasladó a estudiar a Alemania y a partir de 1955 se dedicó profesionalmente a la fotografía, aunque sin dejar nunca ni el cine ni la pintura. En esa década realizó el cortometraje Vida de colegio. En 1961 expuso en la Sala Huarte de Madrid y un año después en Oviedo.

Montó su primer estudio, dedicado a la publicidad y la moda, en 1966, en la calle Ferraz de Madrid, y participó en Spanische Photographiehente. En 1967 fue seleccionado para representar a España en la muestra internacional de la Expo de Montreal. También formó parte de grupos experimentales de imagen, como el Happenings Forums.

Trabajó en imágenes para grupos musicales pop y portadas de discos y en 1971 recibió el premio al mejor documental industrial. En enero de 1973 comenzó a publicarse su serie de fotografías "psicológicas" suyas en los dominicales del diario ABC, y en septiembre de 1975 editó un libro con las 97 fotos que integran la colección y textos de los propios personajes.

En 1974 realizó dos importantes exposiciones, La dulce violencia y Tierra fermentada, y en 1979 fue elegido mejor fotógrafo del año. En 1978 y 1988 realizó dos de las tres series de fotografías oficiales hechas al rey Juan Carlos I.

En sus retratos juegan un papel importante el decorado, el vestuario, el maquillaje y objetos. Schommer afirmaba que la fotografía es un auténtico testimonio del tiempo. En marzo de 1983 expuso en el Visual Studios Workshop de Rochester (Estados Unidos) 45 retratos psicológicos en blanco y negro y 50 obras de montajes y series como Desmontaje del franquismo y cambio, Series y Mundos de amor y violencia.

En 1989 inauguró una retrospectiva en el Círculo de Bellas Artes de Madrid y, ese mismo año, el Metropolitan Museum of Photography estadounidense adquirió parte de la serie Retratos psicológicos (1969-73).

La obra fotográfica de Schommer refleja la historia de España. Comienza con Relatos psicológicos (entre 1969-73), con crítica social de la época del franquismo; continúa con Descubrimientos (1981-1984), donde algunos españoles aparecen bajo títulos específicos; y sigue con el libro Máscaras de 1985, reproducido por el Museo del Prado en 2014, en la XVII edición de PHotoEspaña) y Actitudes (1988-89).

Su libro La vida. La Habana, 1994 (1995) recoge 153 fotografías de tipos, lugares y situaciones habaneros en blanco y negro, mientras que Documentos Schommer, de 1996, es una crónica visual que comprende veinte años de la vida de España desde 1975.

En 1998 publicó La Luz. Sevilla y otro libro sobre el flamenco y su mundo interior de Andalucía. En 2005 rescató los nombres de la Transición española, en una exposición en la que mostraba a los sus protagonistas a través de su mirada.

Composiciones desnudas (2007) fue un homenaje al desnudo en el que el artista pintó directamente desde el negativo. Entre enero y mayo de 2010 expuso en el Museo de Bellas Artes de Bilbao una muestra retrospectiva de su obra, en la que plasma con su cámara el desarrollo del arte vasco de la segunda mitad del siglo XX.

Del 1 de marzo al 30 de abril de 2011 expuso en el Museo de Adolfo Suárez y la Transición de Cebreros (Ávila) su obra La Transición 1997/1988, y en julio de 2014, en el Museo del Prado y bajo el nombre Máscaras, una colección de 18 retratos de Rafael Alberti, Francisco Ayala, Julio Caro Baroja, Luis García Berlanga, Camilo José Cela, Eduardo Chillida o Antonio López.

Entre los reconocimientos a su labor figuran la Medalla al Mérito de las Bellas Artes (2008) y el Premio Nacional de Fotografía, que obtuvo el 8 de noviembre de 2013 y le entregó el rey Felipe VI el 16 de febrero de 2015. Desde 1996 era miembro de la Academia de Bellas Artes.