Merecida vuelta al ruedo de Nazaré en Las Ventas

cultura

| 21.04.2014 - Actualizado: 15:58 h
REDACCIÓN
Más sobre: torosSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Una buena faena de Antonio Nazaré basada sobre la mano zurda, que le valió para dar una vuelta al ruedo, fue lo único y más destacable del festejo celebrado en Las Ventas con motivo del Domingo de Resurrección.

FICHA DEL FESTEJO

Toros de Gavira, de buenas hechuras, y aparatosas y astifinas defensas, mansos, sin clase y alguno como primero y tercero, además, carente de fuerzas. La excepción fue el sexto, con un buen pitón izquierdo, aplaudido en el arrastre.

Curro Díaz: estocada enhebrada en el "número" y estocada (silencio tras aviso); y pinchazo y estocada caída (silencio).

Jesús Martínez "Morenito de Aranda": estocada y dos descabellos (silencio tras aviso); y media atravesada (silencio).

Antonio Nazaré: estocada trasera y descabello (silencio); y estocada (vuelta al ruedo tras leve petición).

En cuadrillas, laboriosa brega de José Manuel Montoliú al cuarto y buen tercio de varas de José Antonio Flor en el sexto.

La plaza tuvo casi media entrada en tarde de nubes y claros, y progresivamente fría.

RESURRECCIÓN AL NATURAL

Una tarde por la que ya nadie daba un duro tras el arrastre del quinto toro. El frío arreciaba de lo lindo en el tendido y la gente empezaba a desesperarse por lo poco que habían dado de sí las cinco primeras faenas.

Pero fue salir "Salpicón", un "pavo" a punto de cumplir los seis años, y aquello cambió. Y no precisamente por ser toro bravo y completo, sino porque fue el único astado que duró lo suficiente para que Antonio Nazaré volviera a enseñar su prodigiosa mano izquierda.

Faena de alto voltaje al natural, por donde brotaron muletazos de impecable trazo, notable largura y extraordinario temple. Fueron tres tandas, si, pero menudas tres tandas, de pases inmaculados, ligados y por abajo, muy encajada la figura, muy solemne y de verdad.

La pena fue que a derechas no hubo la misma sintonía, algo que sumado a la falta de un tramo más al natural en el epílogo para poner la plaza boca abajo provocó que a la faena le faltara ese punto de intensidad de una obra triunfal. Le pidieron la oreja pero al final tuvo que conformarse con una vuelta al ruedo.

El inválido tercero no le permitió a Nazaré más que mostrar disposición para justificarse en la cara de un antagonista muy parado y claudicante.

Abrió plaza un animal que todo lo que tuvo de apariencia le faltó de esencia, astado muy ofensivo por delante pero mansurrón y carente de fuerzas, haciendo sonar estribos en el caballo y embistiendo siempre al paso, y sin hacer el recorrido completo.

Díaz prologó su quehacer con adornos de mucho sabor, y tras varias probaturas por uno y otro pitón acabó dándole cierta "fiesta" al natural en los terrenos de sol. Faena carente de continuidad pero salpicada con momentos de notable torería, y mal rubricada con los aceros.

El cuarto, corretón de salida, no tuvo fijeza en los capotes, saliendo rebotado de caballo a caballo, se dolió en banderillas y fue muy incierto en el último tercio.

Díaz, que volvió a firmar un aromático inicio de labor, sin embargo, esta vez no pasó de ahí, pues el astado, muy cambiante, lo mismo embestía con todo, que protestaba y se volvía con malas ideas, sino se paraba y rehuía la pelea. Poco que hacer a pesar la buena voluntad del torero de Linares.

Morenito no tuvo apenas oponente en su primer turno, toro sin empuje y acostándose ligeramente por el pitón derecho, con el que el de Aranda de Duero estuvo prácticamente inédito.

El quinto se movió más pero adoleció de falta de clase. Iba y venía el de Gavira pero sin acabar de entregarse ni descolgar lo suficiente; y Morenito, que no tuvo su mejor tarde en Las Ventas, pasó nuevamente desapercibido.