Más de 12.000 Personas aclaman a Guns N' Roses en el Costa de Fuego

Los pesos pesados del heavy metal y el hardcore pisan los escenarios del Festival Internacional de Benicàssim

Guns (Guns)

cultura

| 21.07.2012 - 17:47 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Más de 12.000 personas se han concentrado frente al escenario principal del Costa de Fuego para aclamar a la mítica banda de rock Guns N' Roses capitaneados por Axl Rose.

Pese a que Axl Rose es el único miembro original de la formación surgida en Hollywood, la banda no ha decepcionado y ha sido el grupo que más público ha congregado en la primera jornada del Costa de Fuego.

Nadie habría pensado hace unos años, y mucho menos bandas como Barón Rojo, Obús o Guns N' Roses, que los pesos pesados del heavy metal y el hardcore pisarían los escenarios del Festival Internacional de Benicàssim.

Pero la empresa organizadora del FIB, Maraworld, ha aprovechado el tirón del éxito de la fórmula de festival a pie de playa, para lanzarse a una aventura peculiar y totalmente opuesta al festival que se ha celebrado en 18 ocasiones en la localidad castellonense.

En cualquier caso, tampoco nadie esperaba que en el escenario principal cerrara el FIB un artista tan comercial como el DJ y productor francés David Guetta, como ha ocurrido en la pasada edición.

Con un recinto sensiblemente recortado y una ligera recolocación de los espacios, el Costa de Fuego ha arrancado hoy a las 18.00 horas con unas expectativas de público de 12.000 personas cada día, sólo cinco días después de que los fibers abandonaran la costa de Benicássim.

Pero no podría ser más diferente al FIB. Predomina el negro, las melenas y los españoles, algo que es difícil encontrar en el FIB, donde los británicos son los dueños y los colores, los hinchables y la "fiesta" es la nota predominante.

Según la organización, más del 95 % de los asistentes proceden de España. Varios miles se han instalado de manera confortable y sin apreturas en la gran zona de acampada Campfest.

Otros muchos llegaban por carretera, lo que ha colapsado la N-340 desde las 20.00 horas hasta cerca de las 23.00.

Las "viejas glorias" del heavy español Barón Rojo y Obús no han decepcionado a un público entregado que ha demostrado su devoción musical y han estado a pie de escenario desde primera hora.

Pese a los años y los incontables conciertos, Barón Rojo sigue en forma. Con temas como "Resistiré" o "Rockeros", los hermanos de Castro han derrochado energía y buen humor, como en todos sus directos.

A éstos les ha seguido Obús. La banda madrileña formada en los 80, ha deleitado a sus fans con temas como "Necesito más", "Dinero, dinero" o "Prepárate".

El plato fuerte de la noche a saltado al escenario a las 00.45 horas, cinco minutos antes de lo previsto, algo que no es habitual en Guns N' Roses, quienes se han caracterizado en los últimos años por sus retrasos a la hora de salir a escena o incluso por diversas cancelaciones de conciertos.

Axl Rose ha salido pletórico al escenario ataviado unos vaqueros rotos, cazadora de piel negra, sombrero, gafas de sol, y sus tradicionales pañuelo rojo y cadena colgando del bolsillo del pantalón.

La euforia se ha desatado unos minutos después del inicio cuando la banda ha interpretado "Jungle", todo un hit en la historia del heavy metal.

La apoteosis de la noche ha sido para el tema "Sweet Child o' Mine", el primer sencillo de la banda norteamericana que alcanzó el número uno. Aquello fue en 1988, pero hoy Axl Rose ha salvado las distancias y ha vuelto a demostrar que se trata de una de las mejores baladas del género que se han compuesto.

La noche ha ofrecido otros grandes momentos, como la actuación en el escenario Black Bikini de la banda de "power metal" asturiana Warcry o el grupo de "metal gótico" italiano Lacuna Oil, que destaca además por contar como vocalista con una mujer, Cristina Scabbia.

También la banda inglesa de culto de "doom death metal", Paradise Lost, ha contado con gran número de seguidores durante su actuación.