Maneras de vivir el Festival Internacional de Benicàssim

El 'britpop' hace vibrar el FIB de la mano de Liam Gallagher

cultura

| 20.07.2013 - Actualizado: 15:13 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Para muchos de los fibers, el Festival Internacional de Benicàssim es mucho más que música, es una experiencia vacacional completa que se puede vivir de muchas maneras dependiendo de las posibilidades del bolsillo de cada uno o de la capacidad de aguantar el calor, el polvo y la mala calidad del sueño.

En su décimo novena edición, el FIB, pese a los problemas económicos, ha conseguido presentar un cartel excelente, diseñado, sobre todo, para el público del Reino Unido, los asistentes que en mayor número se desplazan hasta Benicàssim, ganando a los españoles por goleada.

Son los británicos precisamente los que apuestan mayoritariamente por instalarse en las zonas de acampada durante toda una semana, incluida en el precio del abono.

El intenso calor, las pocas horas de sueño (para aquel que consiga abstraerse de los ruidos y las conversaciones de sus vecinos de tienda) y el polvo son elementos que pueden disuadir a muchos.

Pero los británicos vienen dispuestos a todo, parten las horas de sueño entre las tiendas y la playa, donde se les puede ver durmiendo en las posturas más rocambolescas, aprovechando las sombras hasta de las farolas.

Algo más de 15.000 personas se instalan en las zonas de acampada del FIB, pero muchos otros optan por alojamientos mucho más confortables en hoteles, apartamentos y cámpings de pago de Benicàssim, Oropesa y Castellón.

Otra opción para no pasar penurias es la de Estefanía Fernández, que se siente una privilegiada.

Esta malagueña de larga melena rosa y "look" muy festivalero ganó para ella y tres de sus amigas un concurso de Ron Barceló y ha tenido el privilegio de venir al festival y alojarse en una lujosa autocaravana instalada en la zona de acampada en un área de 400 metros cuadrados con dos piscinas, sombra y césped.

Nunca había estado en el FIB, pero se muestra encantada, porque además ha podido acceder al "backstage" y se mueve con libertad por la zona VIP, por lo que no asistiría de nuevo al FIB si tuviera que hacerlo en las zonas de acampada.

Las hermanas Rebeca y Coral Toribio, de Salamanca, asisten por tercera vez al FIB. Compraron sus entradas en diciembre y la semana pasada la vivieron con miedo ante la incertidumbre que se cernían sobre la celebración del festival.

Ellas tampoco han optado por someterse al sacrificio de la acampada, sino que han reservado un hotel en primera línea de playa en la zona norte de Benicàssim.

"Allí estamos muy tranquilas, descansamos bien y podemos ir a la playa que está libre de "fibers" británicos armando follón", explica Rebeca.

Las dos primeras jornadas del FIB han pasado un poco sin pena ni gloria para estas hermanas, que son fans de Artic Monkeys, The Killers y Jake Bugg y que esperan disfrutar al máximo del fin de semana.

Después de las dos primeras jornadas, el FIB pasa el ecuador y afronta el fin de semana con los nombres más importantes del cartel, The Killers y Artic Monkeys.

Esta noche los "monos del ártico" serán los protagonistas, junto a Miles Kane, Kaisher Chiefs, Benny Benassi, The Courteeners y los españoles Smile y Bigott.

También pisarán los escenarios benicenses Bastille, Knife Party, The Coronas fron Ireland, Childhood, Le Carousel y Telepathe entre otros.

BRIT POP

El 'britpop' ha hecho vibrar el Festival Internacional de Benicàssim (FIB) de la mano de Liam Gallagher al frente de los Beady Eye. La llamada del antiguo colíder de la banda Oasis logró congregar a miles de personas en el Escenario Maravillas en la segunda jornada del festival.

Un concierto de poco más de una hora demostró la vigencia del sonido 'Britpop' más allá de modas pasajeras con una aplastante presencia de 'fibers' procedentes de la Gran Bretaña.

Si el pasado año fue Noel Gallagher quien visitó el FIB con su High Flying Bird, ésta vez fue su hermano quien pisó el escenario principal, eso si, lejos de la edición de 2009 en que Oasis triunfó ante 50.000 espectadores.

Antes de la aparición de Liam Gallaguer fue el momento del rapero Dizzy Rascal, que con su música energética logró hacer vibrar a los miles de espectadores que seguían sus temas.

El músico londinense Dizzy Rascal triunfó en toda regla con su música que combina toda clase de ingredientes rítmicos para alcanzar una base que hizo bailar a los 'fibers' asistentes a su espectáculo.

La entrada al FIB en su segunda jornada fue ligeramente superior a la de la jornada inagural, con una media diaria que podría situarse en torno a los 25.000 asistentes, según datos de la organización.

Mientras tanto, el FIB afronta su recta final con una jornada sabatina en la que como cabeza de cartel se encuentran los británicos Arctic Monkeys, que repiten presencia en el festival de música independiente.

Completan la nómina de primeras figuras para hoy Miles Kane, los Kaiser Chiefs asi como Smile, The Courteeners y Benny Benassi en el Escenario Maravillas, Knife Party en el Trident Senses y Telepathe en el FIB Club.