Madrid le da de nuevo la bienvenida al musical 'Cabaret'

Regresa a Madrid el 1 de noviembre con los televisivos Cristina Castaño y Dani Muriel al frente

cultura

| 25.09.2015 - 19:38 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

"¡Willkomen!, ¡bienvenue!, ¡bienvenidos!", grita el Maestro de Ceremonias del Kit Kat Klub (Edu Soto) desde el obturador de una cámara para dar la bienvenida al espectador al musical Cabaret, que regresa a Madrid el 1 de noviembre con los televisivos Cristina Castaño y Dani Muriel al frente.

"La cámara se abre, el telón desaparece y en el interior está toda la historia", ha desvelado el director Jaime Azpilicueta durante la presentación del espectáculo en el teatro Rialto, haciendo una metáfora de la visión del cabaré como espectador, pero siendo consciente del "miedo al terror" que había detrás.

Ambientado en el Berlín de los años 30, cuando el nazismo comenzaba a tomar fuerza, el musical gira en torno a la relación de la estrella principal del Kit, Kat, Klub, la cantante inglesa Sally Bowles (Castaño) y el novelista estadounidense Cliff Bradshaw (Muriel), que acaba de llegar a la ciudad en busca de inspiración.

Muriel es quien le da el punto dramático a la obra, según ha dicho el propio actor, y quien representa en cierto sentido al público, con quien va entendiendo poco a poco lo que va ocurriendo y se va transformando: "Empieza muy bien y acaba un poco tocado", dice.

Gobernado por el Maestro de Ceremonias (MCee), el Kit Kat Klub será testigo de otra trama paralela a la de sus protagonistas: el romance otoñal entre Fräulein Schneider (Marta Ribera), una mujer alemana que regenta la pensión donde se alojan Cliff y Sally, y Herr Schultz (Enrique R. Del Portal), el propietario judío de una frutería.

"Yo soy judío, pero también soy alemán", dice Schultz en un momento de la función, dando buena muestra de la situación que se vivía dentro de "uno de los pocos sitios", en palabras del director, "en el que se decía la verdad y se parodiaba a Hitler".

Azpilicueta ha querido recuperar la versión original que se estrenó en Broadway en 1966, tomando como punto de partida una escena de la película de Bob Fosse en la que se aprecian reflejados en unos espejos las caras de los espectadores que acudían al cabaré y a quienes describe como "gente de alto poder económico".

"Esto no era una casa de prostitutas que se llevaban comisión, pero no tenía que ser un espectáculo tan sórdido como el de (la versión de) Sam Mendes", ha señalado Azpilicueta, quien ha dicho de Castaño que tiene "el don de contar una historia y que desde el primer minuto a la gente le interese".

Con libreto de Joe Masteroff, música de John Kander y letras de Fred Ebb, esta es la tercera vez que "Cabaret" se representa en España, después del gran éxito de la versión de Sam Mendes, que contaba con Natalia Millán, como Sally, y con Manuel Bandera en el papel de Cliff.

"En el libro original no era el Kit Kat Klub, sino el Windermere Club", apunta Muriel, nombre de la obra de teatro que actualmente está haciendo Natalia Millán en el Fernán Gomez. "La vida es a veces maravillosa", concluye.