Las nuevas ayudas al cine descienden a 1,4 millones por película

La nueva ley contempla viabilidad y taquilla en proyectos previos

Los usuarios, preocupados porque se vean avances de películas sin clasificar

Directora del ICCA: "No podíamos dejar en el aire la financiación del cine"

Anacleto, agente secreto (Archivo)

cultura

| 23.12.2015 - Actualizado: 13:58 h
REDACCIÓN
Más sobre: BOEcineSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El nuevo sistema de ayudas al cine, que entrará en vigor a partir del 1 de enero y que contempla la concesión anticipada de dichas subvenciones, incluye una cuantía máxima de 1,4 millones de euros por proyecto y desciende respecto a los 1,5 millones del sistema de ayudas a la amortización.

Según publica este miércoles el Boletín Oficial del Estado (BOE), y recoge Europa Press, este sistema de ayudas tendrá en cuenta la viabilidad económica del proyecto, así como el número de espectadores y la taquilla conseguida en proyectos previos, y convivirá con sistema anterior hasta 2018. Además, sitúa en un 40 por ciento el porcentaje del coste que se puede percibir a través de dichas ayudas.

Según ha explicado la directora del Instituto de Cinematografía y Artes Audiovisuales (ICAA), Lorena González Olivaes, en declaraciones a Europa Press, los 1,5 millones del sistema anterior "no tienen sentido" ahora, puesto que los productores reconocieron que gran parte iba destinada al pago de los intereses, algo que no es necesario ahora porque se conceden a priori.

Para poder acceder a los 1,4 millones de euros, el proyecto deberá obtener una puntuación mínima de 80 puntos en base a los criterios de valoración, entre los que se encuentran el carácter cultural, la solvencia del beneficiario, la viabilidad económica y el impacto socioeconómico y de la inversión en España.

Según ha destacado la directora del ICAA, con este nuevo sistema de subvenciones se va a tener en cuenta "la solidez del proyecto, en cuanto a la financiación, la distribución y las ventas internacionales".

A

simismo, ha destacado que otro de los criterios que se tendrán en cuenta es que el dinero revierta en España, no solo durante el rodaje -que se permite que tenga lugar fuera--sino que se contraten equipos españoles, para que "en la medida de lo posible el dinero revierta en crear empleo y dinamizar la economía en España".

Según establece la orden de bases de ayudas al cine, las ayudas reconocidas se harán efectivas mediante sucesivos pagos, que podrán extenderse a varios ejercicios presupuestarios. En este sentido, la directora del ICAA ha asegurado que una vez que se adjudica el pago ya se refleja en el presupuesto, a pesar de que se produce a medida que se cumplen los requisitos, a diferencia de las ayudas a la amortización, que se resuelven a posteriori.

En concreto, los pagos se efectuarán en tres fases: el 20 por ciento se abonará en el momento del reconocimiento; el 50 por ciento se abonará tras comunicarse al ICAA el inicio del rodaje; y el 30 por ciento tras la resolución del reconocimiento de coste del largometraje.

TAQUILLAZO

Otro de los aspectos que se tendrán en cuenta para la concesión de las ayudas a priori es el número de espectadores en alguna de las películas estrenadas en los últimos cuatro años y el volumen de ventas internacionales de alguna película en el mismo periodo, así como la recaudación mínima anual de la distribuidora con la que se ha firmado el contrato.

En este sentido, preguntada por la posibilidad de fraude en el número de espectadores que acuden a las salas, la directora del ICAA ha reconocido que es un aspecto que otorga puntos para acceder a las ayudas, pero ha negado la posibilidad de engaño porque, según ha destacado, existen "muchas fuentes" para saber cuál es el número de espectadores.

"Tenemos cierta solvencia en cuanto a saber número de espectadores y tenemos muchas fuentes de información, los datos del ICAA son muy fiables. Esperamos que no se produzca el fraude, que por otro lado no es una práctica generalizada", ha destacado González Olivares, quien descarta que esto vaya a ser un punto problemático.

AYUDAS SELECTIVAS

Asimismo, también se publican en el BOE los requisitos de las ayudas selectivas para la producción de largometrajes sobre proyecto, destinadas a productoras de carácter independiente, tienen por objeto la financiación de proyectos que posean un especial valor cinematográfico, cultural o social, de proyectos de carácter documental y de proyectos que incorporen a nuevos realizadores.

Para optar a estas ayudas, el coste máximo de producción que se reconozca al largometraje por el ICAA ha de ser de 1,8 millones de euros; y se ha de acreditar en el momento de presentar la solicitud de la ayuda que el proyecto tiene garantizada una financiación de, al menos, el diez por ciento del presupuesto previsto para la producción del largometraje.

La cuantía máxima de cada una de las ayudas que podrá alcanzar un importe máximo de 500.000 euros, siempre que dicho importe no supere el 40 por ciento del coste del proyecto. De dicho crédito anual se destinará entre un mínimo del 15 por ciento y un máximo del 25 por ciento a proyectos de carácter documental.

Asimismo, se incluyen las ayudas a la producción de cortometrajes sobre proyecto y realizados, cuya cuantía no podrá superar la inversión del productor, ni el 75 por ciento del coste reconocido por el ICAA; las ayudas a la distribución, que podrán subvencionar hasta el 50 por ciento del coste del tiraje de copias, subtitulado, doblaje, gastos de publicidad y promoción y de los medios técnicos y recursos invertidos; así como las ayudas para la participación de películas españolas en festivales y las ayudas para la organización de festivales y certámenes.

RECONOCIMIENTO DE COSTES

En esta orden de bases se aclaran también los conceptos y los gastos reconocibles como costes subvencionables. Entre otros aspectos, no se considera subcontratación cuando la empresa con la que se contrate no tenga en su objeto social la producción cinematográfica y se admite la subcontratación hasta el 40 por ciento (50% en animación) con empresas en cuyo objeto social se incluya la producción de cine.

Se admite también en coproducciones mayoritarias españolas, la contratación de servicios de producción en el extranjero hasta un 20 por ciento, y se adaptan los gastos a las necesidades del proceso productivo incluyendo determinados gastos como subvencionables que se producen antes y después del rodaje.