Las creaciones artísticas más actuales y el anime llegan a la Casa Encendida

La Casa Encendida de Madrid cumple mañana 15 años en los que ha recibido más de 10 millones de visitas y ha acogido más de 25.000 actividades, pero también celebrará el "mucho futuro" que -según augura la institución- tiene por delante, con exposiciones como la que dedicará en 2018 al cineasta Gus Van Sant.

cultura

| 05.07.2012 - 16:12 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El arte joven y la animación nipona encabezan la programación de la Casa Encendida de Madrid entre mañana y el 23 de septiembre, con la undécima edición de la muestra "Inéditos" y la exposición inédita "Proto Anime Cut. Espacios y visiones en la animación japonesa".

El certamen "Inéditos", que convoca la Obra Social Caja Madrid desde 2002, está dirigido a jóvenes comisarios y tiene como objetivo incentivar proyectos expositivos de arte actual.

Los ganadores de esta edición han sido Daniel Cerrejón, con el proyecto "Hacer el fracaso"; Carlos Fernández-Pello, con "Flores; Abismo; Parataxis"; y Sarah Alcalay y Marta Peleteiro con "No me pongas los cuernos".

Cerrejón ha explicado que en su muestra los autores están vinculados por "lazos intergeneracionales" y que todos ellos "hacen el fracaso conscientemente".

Esto se refleja en piezas como la de Guillermo Mora, una escultura a punto de desmoronarse hecha con materiales de desecho, o el puzzle de Jaume Pitarch, al que le ha arrancado la pintura.

El proyecto "Flores; Abismo; Parataxis", compuesto por nueve autores, sigue la idea de "la diferencia y la repetición" y "del cuadro dentro del cuadro", ha dicho Fernández-Pello.

Las tres salas que ocupa la muestra contienen cuadros repetidos, pero con "pequeñas sutilezas" que llevan el hilo argumental conductor, y en otros aparecen pequeñas pinturas dibujadas.

La muestra más reivindicativa es la encabezada por las comisarias Sarah Alcalay y Marta Peleteiro. "No me pongas los cuernos" es la obra de un colectivo de 12 artistas escandinavos, en su mayoría mujeres, que ambas definen como "un ventanal" que pretende acabar con los tópicos.

Juegan con el mito Danés de los vikingos, "que en realidad no tenían cuernos", y la expresión española "no me pongas los cuernos", para "darle la vuelta al rol masculino dominante" y hacer un alegato de la "sociedad matriarcal" característica de la región escandinava.

La obra más feminista de este proyecto es la de Mette Borup Kristensen, que en clave irónica muestra a una mujer que, a pesar de tener un cuerpo "perfecto", no deja de cuestionarse su físico y su actitud.

El otro plato fuerte de la programación de la Casa Encendida es la exposición "Proto Anime Cut. Espacios y visiones en la animación japonesa".

Se trata de una recopilación de trabajos inéditos de algunos de los creadores de animación japonesa de ciencia ficción más prestigiosos de los noventa, como Koji Marimoto, Hideaki Anno, Mamoru Oshii y el diseñador conceptual Takashi Watabe.

Después de haber pasado por Berlín, Dortmun y Barcelona, Madrid es la cuarta parada de esta muestra, "la mejor estructurada" a juicio de su comisario, Stefan Riekels.

Los grandes protagonistas de los diseños, bocetos y diagramas que componen "Proto Anime Cut" son los escenarios, de una factura realista que les asemeja mucho a las grandes urbes japonesas, y que adquieren tanta importancia que se convierten en un personaje más.

Desde la década de los noventa y hasta el desastre de Fukushima, Japón ha desarrollado dos facetas muy distintas que le han hecho célebre, su tradición y su tecnología.

Y el anime, "un fenómeno cultural masivo" en el gigante asiático, "ha contribuido a construir la visión que tenemos en occidente de él y su cultura", ha dicho Riekels.