La mítica serie 'Dinastía' regresa a la pequeña pantalla con una nueva versión

CW da luz verde a un proyecto escrito y producido por Sallie Patrick ('Revenge'), Schwartz y Savage

Con una versión totalmente renovada de la historia en el canal CW

cultura

| 02.10.2016 - 17:57 h

Alberto Schwarzmann

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Los 80 siguen estando más vigentes que nunca. Y la serie que mejor define la década de los excesos, el lujo y la obsesión con hacerse rico vuelve a la pequeña pantalla. Dinastía, la madre de todos los seriales de millonarios, enganchó a más de 60 millones de personas de todo el mundo durante la era de Reagan. El canal CW ha dado luz verde a una versión renovada de la historia.

Los productores de la Dinastía original, Richard y Esther Saphiro, están en negociaciones para formar parte de un proyecto escrito y producido por Sallie Patrick (Revenge), Schwartz y Savage. La serie seguirá los pasos de dos clanes de millonarios, los Carrington y los Colby, en su eterna lucha por el dinero y el poder.

Esta vez, la historia se cuenta desde el punto de vista de dos de sus dos protagonistas femeninas, Fallon Carrington, la hija del multimillonario Blake Carrington, y la que muy pronto se convertirá en su madrastra, Crystal, una mujer de origen hispano que entrará pisando fuerte en su nueva familia.

Suponemos que no tardarán en introducir el personaje de la maquiavélica Alexis Carrington, la ex de Blake. El personaje que le dio un merecido Globo de Oro a Joan Collins y la lanzó al estrellato internacional. Collins se convirtió en la villana más emblemática de los seriales de los 80 junto al JR de 'Dallas' a base de venganza, champán, caviar y de lanzarle los dardos envenenados a su odiada Krystle (Linda Evans).

FINALES DE INFARTO Y PELEAS DE GATAS

La ficción original se convirtió en un auténtico fenómeno de masas desde su estreno en 1981 en Estados Unidos. Dinastía logró superar a ‘Dallas’ como el programa líder de audiencia en 1985. Más de 25 millones de espectadores norteamericanos seguían cada semana las andanzas del clan Carrington.

El éxito se basó en finales de temporada tan impactantes como la masacre de Moldavia, sin duda el más recordado. Pero lo que realmente popularizó la serie como un icono de la cultura pop fueron las peleas de gatas entre sus dos protagonistas femeninas.

Krystle y Alexis combatían en rings tan variados como un lodazal, una boutique o el estanque de los lirios de la mansión familiar. Pero la catfight más recordada fue la primera en el estudio del jardín. No quedó un jarrón o un cenicero a salvo de la furia de las dos señoras Carrington. Y ni apenas se despeinaron.

A lo largo de 220 episodios y nueve años, 'Dinastía' tuvo buenas y adictivas temporadas, sobre todo las cuatro o cinco primeras, y algunas bastante mediocres, la séptima y la octava, pero supo mantener muy alto el interés con sus giros inesperados y guiones rocambolescos en los que todo valía con tal de enganchar al espectador.

La abducción extraterrestre con la que finaliza “Los Colby”, su spin off, es sólo un aperitivo. Los guionistas de “Dinastía” no perdieron el tiempo e introdujeron una doble de Krystle que tenía a la original secuestrada en un establo, además de explotar recursos tan manidos como los cambios de cara de todos los hijos del clan, resurrecciones, conspiraciones, bodas reales, divorcios y adulterios.

John Forsythe, Linda Evans y Joan Collins se convirtieron en iconos que definieron la esencia de toda una época y el look de la serie hizo historia con esas hombreras de las glamourosas creaciones de Nolan Miller.

En España, 'Dinastía' recibió el TP de Oro a la Mejor Serie en 1982. Estrenó la programación matinal de TVE en enero de 1986, vaciando los mercados. Además de ser el programa líder de audiencia de aquel año, junto a “Los Colby”, de cuyo estreno en nuestro país se cumplen ahora 30 años.