La magia e intensidad de Queen resurgen en Madrid en potente clave sinfónica

cultura

| 05.09.2012 - 15:13 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Después de tres años de girar por diversas localizaciones, llega al teatro Nuevo Apolo de la capital "Queen Symphonic Rhapsody", un show que su productor y director, Juanfran Senabre, concibió "huyendo de los prototipos de musicales y tributos, como algo conmovedor, riguroso y contundente en torno a Queen y a su principal figura, Freddy Mercury". Más de cuarenta personas entre las que se incluye una soprano, una sólida voz negra y dos potentes solistas de rock recuperan desde hoy y hasta el próximo 16 de septiembre en Madrid la magia e intensidad de Queen a través de un espectáculo que repasa en formato sinfónico 30 temas de aquella mítica banda.

"No es un homenaje como tal", advierte en una entrevista hoy con Efe, sino un espectáculo que respira por sí mismo, con humor, un dinamismo en el que se alternan momento álgidos e íntimos y "muchos ingredientes musicales, en el que las canciones, que se hacen muy grandes, están bien orquestadas y bien interpretadas".

Para ello, "Queen Symphonic Rhapsody" cuenta con las aportaciones de la "Rock Band", la "One World Symphonic Orchestra", cuatro personas en los coros y otros cuatro solistas: Thomas Vikström, Mats Leven, Graciela Armendariz y la conocida cantante Michele McCain.

McCain, que llegó a España en 1984 de la mano de Emilio Aragón para interpretar el musical "Barnum", precisa que "nadie está intentando ser Queen", sino trasladar con su estilo el sentimiento de las canciones, "cuando Mercury era feliz, cuando se enteró de que estaba enfermo y después muriendo...".

Como ex jurado del concurso televisivo "Popstars" que emitió Telecinco y miembro durante años de la Orquesta Mondragón, McCain sabe qué hace que una voz sea algo especial. "La perfección no es buena. Tiene que haber un fallo, un algo que transmita... Puedes incluso cantar fatal. Por ejemplo, a mí nunca me ha gustado mi voz, me parece que suena como una trompeta y he tenido que aprender a jugar con ella, con los colores", confiesa esta artista de larga trayectoria musical.

Para McCain, que se ha lanzado recientemente el disco "Michele McCain Presents Marivent Show", en este espectáculo se pinta Queen con otros colores, "todos los del arco iris, porque hay muchas emociones y mezcla", gracias a las más de 40 personas ahí implicadas.

Senabre califica de "envolvente" el resultado de este espectáculo netamente español que viajará a Europa tras su paso por Madrid. "El público se queda atrapado en la butaca desde el primer minuto", asegura el empresario, que apuesta por que, como sucedió en otras ciudades, el boca a boca jugará a su favor.

"Si eres un fan de Queen, te diría que vinieses, porque vas a ver un espectáculo que no has visto en tu vida. Y si eres un amante de la música en general o de la música clásica en particular, te diría lo mismo", añade.